Día 123: Navegando por el Mekong

Mekong Delta 01

En el momento que saco el cuchillo mientras esgrimía una sonrisa nos dio de todo menos risa. Acto seguido volvió a lanzarse al agua, cuchillo carnicero en mano, como un pirata en busca de un tesoro en las profundidades. No había tesoro alguno. La conductora de nuestro pequeño cascarón de madera en medio de los canales del Mekong luchaba bajo el opaco marrón del agua contra las algas y ramas que se habían entrelazado con las hélices de la embarcación. Y mientras tanto y aunque muy ligeramente, íbamos a la deriva.

Mekong Delta 13

Mekong Delta 28

No voy a negar que dejar de oír el tremendo runtrumtrum del motor daba la nota de tranquilidad que necesitábamos entre la frondosa vegetación y el río, pero la idea de hacer de grumete no nos hacía demasiada ilusión, especialmente perdidos entre una de las enésimas bifurcaciones de alguna de las enésimas islas en medio del Mekong.

Mekong Delta 08

Mekong Delta 12

Mekong Delta 07

(El Mekong, un lugar tranquilo y de apetecible seguridad… ¡valeee!, era un Zoo – más o menos)

Y es que el Mekong lo quieran ver ustedes como quieran, es inmenso. Y hablo solamente a lo ancho donde la otra orilla se pierde en la lejanía. Mekong, Cuu Long, los Nueve Dragones (porque se divide en nueve ramificaciones en su desembocadura) que nacen cómo uno en Tíbet, atraviesan Myanmar, Tailandia, Laos, Camboya y acaban en Vietnam en forma de un delta, una llanura creada por sedimentos de alrededor de 75.000 kilómetros cuadrados, que sigue aumentando año a año.

Mekong Delta 06

Mekong Delta 05

Es además uno de los principales motores de la economía de la zona. Se inunda tres veces al año, generando por lo tanto tres cosechas, una más que el río Rojo al norte del país. Esto hace que de los terrenos que riega unos de los más prósperos del mundo, alimentando a 100 millones de personas (No sólo en Vietnam, sino a lo largo de su cuenca).

Mekong Delta 03

Mekong Delta 02

(¿Hace un chupito de cobra con escorpión? ¿No? Flojos)

Casi todo es agua. Y cómo tal es un mundo habituado al líquido elemento. Pueblos flotantes, granjas acuáticas, barcas en lugar de motos, coches o camiones, barcos, ferries, más barcos, más ferries, agua para los habitantes de la zona que no dudan en bañarse, lavar la ropa, lavar los platos, las casas y en medio de todo esto usarla cómo agua potable, algo imposible para uno de delicado estómago europeo como yo.

Mekong Delta 10

Mekong Delta 16

Y en su margen arrozales. Fotográficamente no son tan espectaculares como los que se encuentran en medio de las montañas (que le vamos a hacer, me encantan sus cultivos escalonados) pero hacen de Vietnam el segundo país productor de arroz del mundo. El primero, por si tienen curiosidad es Tailandia, que, oh casualidad, también se aprovecha del mismo Mekong.

Mekong Delta 15

Viajaba en compañía de mi inimitable amigo Alex, con el que había cruzado unos pocos días de viaje antes de que yo partiera para Camboya y él hacia el Norte del país, y ambos decidimos que eso de coger un tour para recorrer la zona sería limitarnos demasiado así que nos lanzamos a la aventura del viaje independiente por el Mekong.

Mekong Delta 14

(El mítico Alex. Es el que tiene gafas)

A día de hoy, puedo asegurar que ha sido el lugar del mundo más confuso para viajar en el que he estado en mi vida. No sabes si tienes que coger un barco, un autobús, si el autobús te lleva donde quieres, si luego resulta que no, si ahora te bajas, ahora no, ahora en moto, ahora en otro autobús que sólo se pone en marcha cuando se llena… ahora en lancha. Este trozo con guía, ah, que no, pero si nos habían dicho que sí, pues es que no, ya nos han vuelto a tangar, Romerales.

Mekong Delta 21

Mekong Delta 19

¿Tan difícil es tener una red coherente de transporte? Divertido fue un rato, no lo vamos a negar, pero también acabamos un poco desesperados, mirándonos, encogiendo los hombros y a lo que viniera. (Así acabamos, en un barca con una capitana que no sabía que había un idioma llamado inglés a “hachazos” en su lucha a muerte contra el reino vegetal).

Mekong Delta 27

Mekong Delta 29

Muchos de los viajeros visitan la zona no sólo por navegar por sus míticas aguas, si no a la llamada de los mercados flotantes, pulmones económicos de la región. Allí llegan a primera (primerísima) hora de la mañana (madrugada) los mercaderes de toda la región para vender y comprar. Uno que vende sandías, otro patatas, otro arroz, otro frutas, otro más verduras, ¡hay de todo! Se podría pensar que la barca es sólo un medio para vender los productos, pero son muchos los que tienen su casa en una embarcación y pasan por los mercados a recargarse de suministros.

Mekong Delta 17

La clave para disfrutarlos es… madrugar. Sí, es una palabra horrible. Lo sé. Pero si llegas más tarde de las 8 de la mañana, vas a tener un tranquilo paseo por el río. Nosotros ya lo catamos en el mercado de Cai Be, donde después de enganchar moto, autobús local (con infinitas y eternas paradas) llegamos a las 10 de la mañana y no quedaban allí ni los más rezagados.

Mekong Delta 11

(El mercado flotante de Cai Be, a tope… ni un coco…)

En Can Tho, en cambio tuvimos mucha más suerte. Llegamos la noche anterior y arreglamos una embarcación que salía a las 5 y media de la mañana. Claro, si las legañas te lo permiten, se disfruta mucho más. Allí están los mercados de Cai Rang (el más grande del Mekong) y el de Phung Hiep, toda una joya de pequeñas barcas, sin apenas turistas (sólo éramos tres barcas) donde puedes interactuar más con los comerciantes (yo acabé en una barca con una vendedora de frutas, no digo más, ¡¡¡a la rica fruta!!!).

Mekong Delta 24

Mekong Delta 18

(La barca bar, ¿A quién le apetece un café? ¡venga! a este invito yo)

Fue una agradable despedida de Vietnam. Atrás ha quedado un país contradictorio. Mucha gente lo alaba y con mucha razón, pero lamentablemente no todo ha relucido como nos habían vendido. Vietnam es un país precioso, un regalo de la naturaleza y merece ser visto con tus propios ojos y saboreado con todos los sentidos. Es la única manera de creértelo.

Mekong Delta 23

Mekong Delta 25

Desafortunadamente está cayendo en la sobreexplotación y evolucionando de una manera no sostenible. Están exprimiendo demasiado la gallina de los huevos de oro. ¿Pan para hoy, hambre para mañana? Puede ser. Por otro lado es un país que te deja agotado. Agotado de estar todo el día discutiendo. Intentando evitar que te engañen y luchando por tu orgullo cuando lo han hecho. No han sido pocas veces las que me he enfadado y más de un vietnamita se ha llevado una ristra de insultos y blasfemias para él y unas cuantas de sus generaciones. Ese continuo intento de rascar un dólar más (o unos cuantos), de medias verdades (o más mentiras que verdades) qué al final les puede acabar pasando factura. Créate fama y échate a dormir… pero para mal. No soy el primero que oigo que se queja de lo mismo.

Mekong Delta 20

Mekong Delta 26

No sería justo meterlos a todos en el mismo saco. He tenido muchísimas experiencias buenas, mucha (muchísima) gente amable, muchas sonrisas y muchos buenísimos recuerdos, que serán los que me lleve. Los demás se quedarán como anécdotas que siempre me harán sonreír. Mientras tanto, atrás quedarán los ríos de moto, las delicatessen culinarias, las cervezas con hielo, las verdes montañas, los ríos, las scooter, la historia de un pueblo que es historia del mundo, los dragones, las serpientes, los amigos que me crucé por el camino…

Así que de cualquier manera acabaré volviendo a pensar en Vietnam con alegría y con ganas de volver, intentaré ser más listo que ellos y está vez, amigo Sancho, la recorreré en moto. 

Mekong Delta 30

20 comentarios en “Día 123: Navegando por el Mekong

  1. con ganas de estar ahí, siempre me ha dado curiosidad esos pueblos flotantes y mercados, yo diría que un excelente lugar para decir adiós a Vietnam. Dichoso tu que lo puedes disfrutar ahora, quien sabe los que le visiten en tiempos futuros. Pues bien preparados para lo que sigue y un saludo. Es una placer viajar a través de tus experiencias.

  2. “”Así que de cualquier manera acabaré volviendo a pensar en Vietnam con alegría y con ganas de volver, intentaré ser más listo que ellos y está vez, amigo Sancho, la recorreré en moto. “”
    ¡¡¡¡Me apunto!!!

    Estupendo relato como siempre y fotos de calidad inigualable esta vez me quedo con la de blanco y negro sencillamente fantastica.

    Y ahora, a por el niño piton, jajaja,

    abrazos y disfruta de esos fotográficos templos.

  3. Después de, por ejemplo, el lago Baïkal, ¡menudo contraste de aguas!

    PD: ya me queda más clara la interacción con los habitantes. Gracias!
    PD2: desde dónde está tomada la fotod de los caimanes? (o cocodrilos, o vaya a usted a saber, la zoología no es lo mío)

  4. Snif-snif. Bye, bye Vietnam. Tam biet!
    Cómo me alegra ver al amigo Alex por esas tierras! Al final funcionó su visado del Monolopy? Jejeje. Habrá que hacer una quedada masiva de viajeros asiáticos este año, que están siendo juchos, para compartir experiencias!

  5. Interesante relato, como siempre.

    Tenía Vietnam como uno de esos lugares a los que hay que ir si o si, y después de leer estos posts aún más. Pero creo que lo de tener que pelear por cada céntimo de peseta, y lo de sentir que intentan colártela una y otra vez a mi también me quemaría… Te queda un sabor agridulce, aunque con el tiempo solo te acuerdes de lo dulce…

    Próximo destino???

  6. La travesía del Delta del Mekong tiene que ser muy emocionante, pero hace falta disponer de varios días. Yo sólo pude ir 2 días a Can Tho y ver el mercado flotante de Cai Rang, que me encantó, así como descubrir la simbiosis de los habitantes del Delta con el río.

    Estoy de acuerdo con tu opinión sobre Vietnam, es un país que no deja indiferente a nadie, puedes odiarlo y amarlo al mismo tiempo. Cuando estás viviendo allí maldices a todos los que intentan sacarte dinero y te dan la lata, a veces no basta con ignorarlos. Sin embargo, cuando dejas Vietnam te das cuenta de que las experiencias buenas te han marcado profundamente y no puedes sino querer volver cuanto antes, es un poco adictivo, la verdad.

    Lo de la explotación turística y el mendigar/timar a los extranjeros ocurre en otros países del Sudeste Asiático, así que al final sólo te quedarás con lo bueno de Vietnam, ya verás. 😉

    Hem gap lai! ¡A la búsqueda de nuevas aventuras en Camboya!

  7. (yo acabé en una barca con una vendedora de frutas, no digo más, ¡¡¡a la rica fruta!!!). 😉 jajajaja
    sos de terror Ignacio! 🙂 jajaja
    ahora yo te digo, vuelvo a ver esa foto con los caimanes (?) y NI ganas de pisar el Mekong! miedo, mucho miedo Ignacio! :S
    y ahora que? Camboya?
    Besossssssss

  8. Pati, correcto… hola Camboya! 🙂

    Morfet, yo creo que también… si hay que elegir, claro.

    Juan, gracias!

    Charlotte Harris, luego tampoco saben tanto… yo he probado de serpiente y de abejas… y bueno, saben raro… 😀

    Monchoman, los mercados flotantes suelen ser muy interesantes, pero sobre todo el hecho de ver como vive toda la gente en el medio acuático.

    Cilinderman, jajajaja! vaya comparación! 🙂

    Jose Diego Sanz, gracias! La de BN a mi también me encanta. La silueta quedó muy bien. 🙂

    Nico Cinero, pues sí, vaya contraste. Cosas de las indundaciones y del monzón que arrastran todo lo que pillan. 🙂 Pues yo creo que son cocodrilos (tampoco me hagas caso) y están tomados desde un puente en un pseudo-zoo (?) que había en una de las islas y que lo montó un monje que se autodenominaba… el monje coco. Sin comentarios.

    Japogo, pues sí, el visado de Monopoly de Alex funcionó! Jajaja! Y por lo que yo sé está recorriendo el Norte sin miedo y en moto… ains! Malas influencias ha tenido el pobre!! Buena idea la quedada… Me apunto a la segunda?

    Nuala, estaba muy rico, aunque no tenían muy claro el concepto de filtrar los posos… 😉

    Memoriadepez, si puedes venir a Vietnam claro que tienes que hacerlo, pero está bien saber que tienes que venir cargado de paciencia y “entrenado” contra estafas… jajajaja!!

    Alberto, pues si lo dices tú que ya le habías cogido el truquillo imagínate yo! 🙂 Pero sin problemas, sé que me acordaré de lo bueno de Vietnam!!

    Faby, no te preocupes mujer, que los coco-caimanes estaban bien encerraditos. ESo sí, les podías dar de comer si querías. Te animas?

    ^__^ Y si, para todos los que los preguntaban, estoy en Camboya ahora mismito…

  9. Que fotos tan increíbles, yo acabo de regresar de Egipto y se me están poniendo los dientes largos. Me hubiera gustado tener mejor técnica para hacer fotos como éstas, pero habrá que ponerse las pilas para próximos viajes.

    A partir de ahora me tienes como asiduo por aquí. Me acabo de suscribir a tus feeds.

    Un saludo y suerte en el concurso!!

  10. Pues la verdad es que el contraste (azúl, verde, amarillo) que ofrece el Nilo es impresionante y con poco que hagas quedan unas fotos preciosas. Pero cuanto más práctica uno más se va dando cuenta de los errores que ha cometido ¿verdad? Pues nada a prácticar!!

  11. Qué maravilla de fotos!!!!!
    Estoy a punto de mudarme a Vietnam y me ha encantado. Ahora tengo más ganas!!!
    He visto muchos bichitos y estaba por preguntarte si es normal ver bichos por ahí, pero mejor no saber, la verdad, para seguir mi organizacion del viaje con ganas 😀

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *