La Ribeira y el Duero

El día soleado y sorprendentemente caluroso invitaba a pasear por las calles que ondeaban sobre las colinas. Bueno, ondeaban a esas horas, cuando la energía, alta tras el desayuno podía con todo, pero a última hora de la tarde los ondeamientos se habían convertido en otra y otra cuesta malvada y demoniaca. ¿Cómo hacía yo […]

Sigue leyendo

Melilla la Vieja y otras calles…

Para pasar esta puerta, transformad el atavío, Para atravesar las calles, dominad todos los gritos, Para comprender su altura, asomaos al vacío. Envolviendo la mirada en algodón y sigilo, Melilla la Vieja duerme, estacionada en los siglos… Así se leía en una placa bajo la puerta de la Marina, una de las entradas en la […]

Sigue leyendo

De cala en cala

Estaba dispuesto a ser crítico. Inflexible. No deja que sentimientos de propiedad, patrios si quieren, de esto, lo nuestro, doblegaran mi férrea voluntad y ablandaran mi corazoncito. A medir con el mismo rasero, a comparar sin piedad los mares que bañaban la isla Mallorquina con los que ya conocía, con los que ya había visto […]

Sigue leyendo