Samaná

Samaná 48

“Me tocó un premio para ir a Vancouver. Aguanté cinco días semana. Hacía tanto frío que no podía ni respirar. Notaba como la sangre se me congelaba por las venas” nos aseguraba entre trago de cerveza y trago de cerveza, cortesía nuestra.

Samaná 22

Samaná 27

Samaná 38

Nos podíamos imaginar la comparación: de la vida en la calle, calor constante, gente por todas partes bromeando en los colmados con la bachatta a todo volumen, el ron y la cerveza y la vida social de Samaná al clima más aséptico de una ciudad helada, en pleno Canadá, donde más allá de medio día no había quien estuviera en la calle, la gente refugiada en locales evitando las gélidas calles. Definitivamente, no todo el mundo vale para todos los climas y nuestro anfitrión reconvertido a invitado había comprobado que fuera del clima caribeño no era para él.

Samaná 34

Samaná 43

Samaná 35

Y es que Samaná respiraba pura vida por todas partes. Esta pequeña península al norte de la República Dominicana, fue todo un descubrimiento, que demostraba (como ya suponíamos) que había vida, playas fantásticas y otros encantos turísticos más allá de Punta Cana en esta isla. Así que si, estaba de vuelta en esta preciosa isla, de cuya gente había vuelto enamorado la primera vez. Seguían siendo igual de encantadores, igual de amables, transmitiendo la misma felicidad que recordaba.

Samaná 31

Samaná 32

Samaná 15

A nadie podía engañar, se veía y olía a la legua que no era de allí, pero eso no era impedimento para cruzar palabras con quien quiera que se cruzara por la calle. Sonrisas robadas, junto con miradas pícaras que te invitaban a sentarte con ellos, a acompañarles en una partida de dominó, jugar con la cámara, reírte en el proceso de hacer una foto y que acaben bailando para ti, volver a sentir vergüenza de no saber mover las caderas como ellos saben, y acabar entendiendo que si son bien pocas las cosas que necesitan, no hay rival en su corazón para el cariño con que cuidan sus motos.

Samaná 37

Samaná 36

Samaná 40

Matices que añaden más color al que ya tiene el país de por sí, lleno de regalos de la Naturaleza. Por ahí está la cristalina Playa Rincón, una de las más bonitas del mundo. No conozco tantas como para poder asegurarlo, pero si que era preciosa. Y además, sin nada construido a su alrededor salvo un pequeño restaurante.

Samaná 49

Samaná 23

Samaná 19

Samaná 24

Atardeceres y amaneceres entre palmeras, con el cielo como una enorme paleta de colores: morados, azules, dorados, naranjas, ocres… de esos que te hacen dudar de su veracidad, fotos de postales entre las Terrenas y el Portillo.

Samaná 47

Samaná 45

Samaná 42

Centenares de islas, solo accesibles por barcos y por aves, decenas de especies que se mueven con soltura entre ellas, muchas endémicas, en un escenario digno del mismo Jack Sparrow (afirmación esta, además, verídica) o de Supervivientes. Manglares, rocas y cuevas, murciélagos, pelícanos, cormoranes… Las asombrosas formaciones de los Haitises.

Samaná 09

Samaná 10

Samaná 13

Paseos a caballo hacia cascadas del interior, tirolinas que cosen las montañas, cocos fresquitos junto al mar, pica pollo en la Fé, brugal con cola para combatir esos 25 grados constantes con algo de humedad y un sol de justicia que puede devorarte en minutos sin la capa del protector solar.

Samaná 14

Samaná 16

Samaná 02

Mezcla de naturaleza y de gentes, pues esta zona estaba deshabitada cuando Colón llegó allí por primera vez en enero de 1493 y no comenzó a poblarse hasta doscientos años después con emigrantes de las Islas Canarias, franceses cuando Napoléon fue su dueño, para luego añadir a la fusión esclavos afroamericanos liberados. Hijos de todos.

Samaná 04

Samaná 33

Samaná 30

Y mientras me acuerdo de esos días de sol y alguna que otra tormentaza tropical, de las arenas blancas, de lo salvaje de la naturaleza, del caos motorizado de Samaná, de los vehículos cargados de todo y de cualquier cosa, de las sillas de plástico fuera de las casas con el bajar de las temperaturas por la tarde, al incesante y martilleante ruido de la música a todo volumen… me alegro de haber podido volver a República Dominicana. Espero que no sea la última vez.

Samaná 50

Del Minubetrip que hicimos Ainara, Miguel, Victor y yo por Samaná para conocer los Hoteles Bahía Principe y lo que la zona tenía que ofrecer.

Más info: Luxury Bahía Príncipe Cayo Levantado | Grand Bahía Príncipe Cayacoa | Grand Bahía Príncipe El Portillo | Toda la galería de fotos

Y no os perdais el video que grabamos para la ocasión. 🙂

Un viaje a República Dominicana y los hoteles Bahía Príncipe from minube on Vimeo.

10 comentarios en “Samaná

  1. Solo con recordar el viaje vuelvo a sentir la felicidad que nos trasmitían, empezando desde la mañana temprano. Será difícil encontrar un país donde me hagan reir tanto como allí 🙂

    Un placer haber compartido este viaje con vosotros. ¡Inolvidable!

    ¡Un beso Ignacio!

  2. Un placer haber compartido el viaje con vosotros por este maravilloso lugar que es sin duda uno de mis favoritos.
    Pedazo de fotos! captaste estupéndamente lo que transmite la gente con su alegre forma de vivir.
    Apetece un ronsito?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *