Nieve sobre Núremberg y memorias de glühwein

Nürnberg 12

Nevaba en Núremberg. Los copos caían, enormes, moteando gente y puestos navideños de la Haupmarkt. Un bonito contraste contra las luces doradas y brillantes que refulgían por todas partes, tan propias de estas fechas, como recortándose contra el cielo gris y plomizo. No parecía importar mucho. El frío hacía acto de presencia y eso solo podía implicar una excusa mejor para acabar con una taza de glühwein entre manos.

Nürnberg 02

Nürnberg 03

No soy un gran fan del Glühwein, pero reconozco que entra solo cuando se utiliza para calentar al maltrecho cuerpo en las bajas temperaturas alemanas. Para muchos, la presencia de este vino cercano a su punto de ebullición repartido en calderos a lo largo de los puestos del mercado es el motivo principal para poder abandonar la casa en estos días en que lo único que apetece es quedarse bajo el edredón con una taza de café caliente.

Nürnberg 06

Siempre está el mercadillo, claro. El Weinachmarkt. La cuidada artesanía, las delicadas piezas talladas y pintadas a mano, que se juntan con los puestos de comida y el vino caliente. Punto de encuentro, de socialización alemana que ignora el frío. El mercadillo tiene la magia de la Navidad, las luces y los colores, pero también la ambientar las ciudades donde está. Darles vida a calles abocadas a estar desiertas.

Nürnberg 07

Nürnberg 05

Ahí reside su magia, el encanto. No en las decenas de salchichas a la brasa, las piezas de frutas rebozadas en chocolate, las tartas, quesos, flammkuchen, cervezas y vinos. Si no en el ambiente que se crea a su alrededor. A las risas entre las tazas humeantes. Faltaba la nieve. Había llegado.

Nürnberg 01

Fue un bonito décimo aniversario. Llegué a Nuremberg por primera vez hace justo 10 años, con mucho más pelo y muchas menos vivencias, pero con ganas de comerme el mundo, de vivirlo todo, de sentirlo todo. Apenas llevaba tres meses en Alemania de Erasmus y este fue el primero de los viajes que hice desde mi base en el bosque de Karlsruhe.

Nürnberg 10

Nürnberg 13

Ir a descubrir los mercadillos navideños y encontrarte en mitad de esta preciosa ciudad medieval de calles empedradas, custodiada por una ciudadela en la cima de una montaña. Alquilar un coche junto a unos amigos y lanzarse al “a ver que pasa”. Después llegarían muchos otros viajes, alentados por ese ansia desatada de querer ver mundo. Llegaría mi primera visita a Londres, pero también otras tantas por Bélgica, Holanda, República Checa… y muchos otros sitios de Alemania. Mucho más tarde llegaría una visita más larga a Londres… y el resto ya está más o menos descrito en las letras de este blog. Desde muchos puntos de vista, se puede decir que Núremberg fue el comienzo de todo.

Nürnberg 11

Nürnberg 14

Me encantó Núremberg en esa primera visita, con una mirada que se sorprendía por todo, y me encantó ahora, con otra mirada bordeada por más arrugas y vivencias. Los sitios cambian ante nuestros ojos o somos capaces de verlos de otra manera, de entenderlos a través de nuestra historia, de traernos recuerdos que a muy pocos se pueden explicar, porque las palabras no tienen capacidad suficiente para describir todos los sentidos.

Nürnberg 08

Nürnberg 09

Y aunque espero volver antes, ojalá pueda volver a hacerlo dentro de otros 10 años, volver a mirar con asombro los mismos puestos cargados de luces y artesanías, caminar entre el olor de las salchichas y guiñar un ojo a mis acompañantes para darnos a entender que si, que hay que ir a por el próximo Glühwein. Y que nieve por favor.

Nürnberg 04

Por supuesto para mis compañeros de Núremberg. Para la primera hornada: Edu, Txema y Graham y para la segunda: Cris, Antonio y Guille.

Parte del Minubetrip por Alemania con Lufthansa.

8 comentarios en “Nieve sobre Núremberg y memorias de glühwein

  1. Qué bueno Ignacio, mola ver cómo un mercadillo de Navidad, con sus cosas típicas alemanadas y una sorprendente e impresionante nevada, te ha hecho volver la mirada 10 años atrás, para valorar todo lo que has hecho, conseguido y vivido durante ese periodo. Es la magia de los viajes, de volver a visitar ciertos sitios al de un tiempo, cuando tu prisma personal y viajera probablemente ha cambiado un montón.

    Como siempre, chapeau por todas las fotos, aunque la foto del entrañable abuelo protegiendo del frío al nieto, y la chica con rasgos asiáticos mirando al cielo cómo diciendo ‘pero…no entiendo nada, ¿qué está pasando aquí?’ no tienen precio, fabulosas! Un abrazo!

  2. Wow was that really ten years ago? Great memories. Good to see it hasn’t changed.

    So many beautiful photos since then.. here’s to the next ten years!

  3. Navidad a tope, esos mercadillos son una de las mejores excusas para salir de casa y visitar el norte de Europa. Cuando estuve en Berlín, también por estas fechas, fue de lo que más me gustó. El ambiente, los puestos, la comida, hay que verlo!
    Mi foto preferida, la última 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *