Irán

Volviendo desde el aeropuerto al centro de Madrid, el taxista no ha sacado en plena autopista un termo para invitarme a un té mientras esquivaba los coches, ni ha rebuscado debajo del asiento o de los trapos y cacharros repartidos por doquier para encontrar los terrones de azúcar. Su guantera era aséptica, sin fundas de […]

Sigue leyendo