El valle de la Luna

Valle de la Luna 01

Podrían pensar las malas lenguas, hastiadas de tareas menos finas, que los desiertos son cosas de llegar, ver e irse pues, añadirían ellas, una vez visto no queda más que dar vueltas a lo mismo, que no todos somos geólogos ansiosos de ver las pistas que los matices de las rocas arrojan a nuestro pasado. Es cierto que para ojos inexpertos y pies cómodos, poco acostumbrados a atravesar dunas y rocas, la aparente máscara ocre de este solitario yermo podría resultar repetitiva, pero no es este el caso. Atacama guarda muchos giros en un guión que no solo aspira a mantenerte entretenido, si no que lo consigue con creces. Y si no fíjense en el salino Valle de la Luna, donde las capas del cloruro de sodio rebosan por las rocas simulando, para quién no sienta la temperatura, un paisaje invernal irónicamente invertido, valles nevados y picos rojos y limpios barridos de sal por los vientos, los mismos que arrastran los diminutos granos de arena para conquistar tus recovecos. La luz del atardecer añade el ingrediente de los instantes que lo cambian todo, donde giras la mirada para devolverla a un mundo que se apaga entre magentas, despidiendo con brochazos de rojos los altos picos, mientras que desde lo alto el volcán Licancabur impone, con la autoridad que le da la perfección de sus formas, la tranquilidad y el orden hasta que la luna tome el relevo. Siempre se agradece la poesía del azar de tener a la luna sobrevolando su valle homónimo, por mucho que apague las estrellas a su alrededor y nos prive de esa amalgama infinita de constelaciones que puebla el hemisferio Sur de nuestro planeta. Y es que no se puede tener todo.

Valle de la Luna 04

Valle de la Luna 05

Valle de la Luna 06

Valle de la Luna 07

Valle de la Luna 08

Parte del Minubetrip por Chile. Puedes seguirlo por #minubetrip y #ExperienceChile
Más info: Atacama | Chile | Valle de la Luna
Alojamiento y Excuriones: Explora

Valle de la Luna 03

3 comentarios en “El valle de la Luna

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *