Feliz 2016 desde Malapascua

Christmas in Malapascua 90

Las pequeñas y arenosas calles del poblado de Malapascua, en su laberinto ordenado, se sentían raras al coro de los “Merry Christmas” que las inundaban, pero pasado el shock de recibir estas fiestas en chanclas, bañador y crema solar y después de cerciorarse que no era ninguna broma, se vivían con asombrosa naturalidad. De hecho, la cercanía de los vecinos de esta pequeña y remota isla filipina, se palpaba en el saludo navideño en cada encuentro, fuera o no con conocidos. Las motos, los únicos elementos motorizados por tierra, rugían entre esos caminos imposibles, llevando a cantidades de gente igualmente imposibles. No es que se hubiera cambiado mucho la dinámica tropical de este tranquilo lugar, pero se notaba un ligero aceleramiento en el ambiente. La isla estaba de fiesta.

Christmas in Malapascua 37

Christmas in Malapascua 47

Christmas in Malapascua 63

Pues si, este año he pasado las fiestas entre peces, algo de calor, unas cuantas tormentas y rodeado de aguas turquesas. No es que huyera específicamente del frío, pero no puedo quejarme de donde he acabado. La culpa de todo la tiene la verborrea de Pak, que me hizo una oferta de esas que no se pueden rechazar, al arrullo de botellines de cerveza y algo de picar y aprovechando una frase, un despiste en medio de un susurro para entrar a matar. “Tengo muchas ganas de bucear”, le confesé hace unos meses. “Darme una buceada buena, de las que me llevaron a enarmorarme de vivir bajo el agua y no los remojes dispersos con que he saciado el mono en los últimos años.”

Christmas in Malapascua 83

Christmas in Malapascua 95

Christmas in Malapascua 80

Christmas in Malapascua 13

“En Diciembre buscaré centro de buceo para hacer la temporada. Vente y buceamos juntos”. El anzuelo estaba lanzado y el canalla esperaba pacientemente a que picara. Yo sabía que era irresistible, que tarde y temprano tendría que lanzarme a cogerlo con fuerza. “Puedes aprovechar y te haces el Divemaster. Lo puedes hacer en un mes y medio”. Maldito. Bucear hasta que me salieran agallas, volver a coger la mochila durante un mes y pico y encima acabar con un título que me abriera la posibilidad (si la necesitara) de poder usar el buceo como modo de vida. Repoker, escalera de color, órdago y cobra 20.000 monopoly dollars sin pasar por la casilla de salida.

Christmas in Malapascua 44

Christmas in Malapascua 49

Christmas in Malapascua 54

Christmas in Malapascua 73

Hay veces que la gente te propone planes a los que por mucho que busques no puedes poner ninguna pega, así que acepté. Pak se volvía a Malapascua, su Malapascua querida y yo me adentraba tras su rastro en la para mí desconocida Filipinas. Sinceramente, cuando termine este periplo no podré decir que he conocido el país, pero seguramente y con aún un mes por delante, si podré decir que me llevo y siempre me llevaré un trocito de Malapascua.

Christmas in Malapascua 35

Christmas in Malapascua 66

Christmas in Malapascua 29

Christmas in Malapascua 39

Buscarla en el mapa es abrumador, apenas 2,5 kilómetros de largo por 1 de ancho, un remoto islote perdido en las aguas entre las más de 7000 islas de Filipinas. El fatídico nombre se lo dieron un grupo de colonizadores españoles cuando su barco quedo varado allí en el día de Navidad. Más de cinco siglos después, la Pascua ha sido para mí otra historia muy diferente. Solo con volver a reencontrarme con el sudeste asiático ya estaría pagado. Vuelta a las sonrisas, a la amabilidad intrínseca del que no sabe vivir de otra manera más que agarrándose a la felicidad, el buen humor.

Christmas in Malapascua 93

Christmas in Malapascua 58

Christmas in Malapascua 52

Christmas in Malapascua 33

No siempre fue así. Hace dos años Yolanda acabó con todo.

Un tifón megadestructivo que se cobró seis mil trescientas vidas ostentando el triste récord de ser un devastador del país, el más intenso en tocar la tierra. 315 kilómetros hora de destrucción y muerte. Si Filipinas sufrió sus dramáticas consecuencias y en todo el sudeste asiático afectó a 11 millones de personas, ¿que podría hacer estos pequeños kilómetros cuadrados contra el Titán? Absolutamente nada. Malapascua fue arrasado.

Christmas in Malapascua 78

Christmas in Malapascua 77

Christmas in Malapascua 76

Christmas in Malapascua 75

Dicen, comentan, cuentan que a pesar de todo no murió nadie y que la misma noche que todo desaparecía nació un niño en la isla. A los locales les gusta aseverar con cierto orgullo que Yolanda 0 – Malapascua 1. No pudo con ellos. Quedó eso si, la desolación, pero también la dignidad de los que lo han perdido todo y solo pueden ponerse a trabajar sin mirar atrás para recuperarlo. Malapascua volvería a brillar y no quedaría abandonado a la merced de los elementos.

Christmas in Malapascua 71

Christmas in Malapascua 69

Christmas in Malapascua 68

Christmas in Malapascua 65

Antes de eso, esta pequeña isla ya era conocida por todos los amantes de la vida submarina. En su pequeña superficie no habría mucho que hacer, pero bajo sus aguas bullía la vida en sus arrecifes. La desgracia se cebó con ellos, Yolanda pasó en un momento de marea baja, donde ni siquiera quedaba la protección de las aguas. Golpeando y arañando también la joya de la corona. Todo parecía perdido.

Christmas in Malapascua 82

Christmas in Malapascua 84

Christmas in Malapascua 92

Christmas in Malapascua 51

Fue entonces cuando llegó la ayuda. Y no lo hizo precisamente de parte del gobierno, sino de muchos amantes de este pequeño paraíso que se movilizaron para devolverlo a la vida. Campañas de crowdfunding, proyectos, donaciones y una legión de voluntarios que llegaron a esta, su segunda casa a ver como podían ayudar. Algunos se acabaron quedando y formando parte de esta comunidad tan especial, que ya no mira al extranjero sino como a un hermano. Indudablemente mucho ha cambiado la llegada de occidente a esta islilla marina y sin embargo es admirable como han trabajado todos por un proyecto común. El buceo es sin lugar a dudas el motor de este rincón, catalizador de la simbiosis entre locales y extranjeros.

Christmas in Malapascua 28

Christmas in Malapascua 61

Christmas in Malapascua 25

Christmas in Malapascua 40

Christmas in Malapascua 03

Las escuelas de buceo llegaron para que se pudiera disfrutar de los fondos marinos y su jugada maestra estuvo en contar con los pescadores y locales como guías en las zonas de inmersión. Antes se respetaba poco esos fondos marinos, víctimas de la pesca con dinamita, pero al igual que en las reservas y parques naturales de Africa, muy pronto se aprendió que vivos reportaban más beneficios que muertos. Ahora son los locales los que te llevan por sus fondos marinos, los mismos pescadores reconvertidos en protectores de su entorno. Y es por tanto una salida laboral para muchas familias de la isla.

Christmas in Malapascua 01

Christmas in Malapascua 05

Christmas in Malapascua 04

Christmas in Malapascua 55

Fueron 48 horas de viaje interminable hasta que pude poner los pies en sus arenas. A la interminable combinación internacional hasta Manila se unió otro vuelo interno hasta la isla de Cebú y desde allí un ligero autobús de casi cinco horas hasta su final norte, lugar de salida del barco que había de llevar a descubrirla en el horizonte. Ni sentía ni padecía en aquellas aciagas horas víctima del jet lag, el cansancio y las horas de viaje y esperas, pero tarde poco en encontrar una habitación en la que vivir y adoptar y sentirme adoptado por la familia que me cuida. Tardé más de lo habitual en hacerme con un plano mental de la zona, carente de toda lógica urbanística, por donde retumbaban los bajos de los equipos de sonido, se mezclaban con el omnipresente bullicio de los gallos y aparecían y desaparecían las casas entre naturaleza, maderas, chapas y alguna que otra construcción de ladrillo.

Christmas in Malapascua 81

Christmas in Malapascua 85

Christmas in Malapascua 50

Christmas in Malapascua 21

Ahora vivo con jardín, tengo ventilador y ducha de agua fría, según salgo a la calle me reciben con una sonrisa. Ya empiezo a ser una cara conocida entre algunos de los locales y restaurantes que me saludan por mi nombre (la pronunciación es lo de menos), y de algunos pequeñajos que esperan que me detenga un segundo para lanzarles por los aires. No tengo cocina, pero voy al mercado (o los pequeños puestos que ostentan ese nombre) a por fruta, tenemos una tienda que no abarca más de 10 metros cuadrados a la que llamamos cariñosamente el Corte Inglés (si lo que buscas no está ahí, no está en la isla y es probable que te toque un viaje de vuelta a Cebú y gastar dos días par conseguirlo), hemos aprendido a hacer cálculos a largo plazo para poder sobrevivir sin cajero y aguantamos con estoica paciencia las esperas de horas hasta que en los restaurantes tenemos la comida en el plato.

Christmas in Malapascua 22

Christmas in Malapascua 20

Christmas in Malapascua 41

Christmas in Malapascua 36

Christmas in Malapascua 08

Los sábados hay fiesta, música, bingo y casino, las canchas de baloncesto se convierten en discotecas cuyo sello es un brochazo de pintauñas en el meñique. Puedes llegar a las playas del extremo norte de la isla en apenas una hora caminando y pensar que has dejado todo atisbo de civilización detrás. Solo camino descalzo o con chanclas, por mucho que los golpes me insinúen que debería hacer lo contrario. Espero con ilusión el atardecer cada día junto al mar, aunque las nubes y el caótico clima tropical se empeña en darme una de cal y una de arena.

Christmas in Malapascua 46

Christmas in Malapascua 48

Christmas in Malapascua 53

Christmas in Malapascua 45

También buceo. Mucho. Madrugo de vez en cuando a sabiendas de que el tiburón zorro se va a hacer el duro conmigo, pero el amanecer compensará el paseo en barco con creces. Buceo durante el día, en arrecifes de la zona, entre tiburones, rayas, sepias, calamares y mas peces de los que sería capaz de recordar. También por la noche, despidiendo el día a bordo, antes de sumergirse con una linterna en las aguas y descubrir que en esas horas es cuando el mar rebosa vida, que es cuando luce la luna llena cuando los mandarines se aman. Me maravillo de sentirme ingrávido, capaz de controlar cada vez más los movimientos del caprichoso mar. Me acuesto con leves mareos de tierra, sonriendo al sentir el ficticio mareo de las aguas.

Christmas in Malapascua 91

Christmas in Malapascua 72

Christmas in Malapascua 62
Christmas in Malapascua 89

He hecho amigos. Muchos. Muy buenos. No solo los reencuentros con los que se han cruzado medio mundo y hemos acabado coincidiendo en este imposible recodo, sino todos los que pasan por allí al arrullo de la escuela Buceo Malapascua, esa gran familia, capaz tanto de de hacerte bajar a las profundidades como de darlo todo en un karaoke, de encuentros sin quedar para la última (o primera) cerveza sobre un círculo de puffs mientras se apaga el día, las mesas interminables para cenar en las que alguien tiene que irse a buscar más sillas, que aquí si cabemos todos.

Christmas in Malapascua 17

Christmas in Malapascua 19

Christmas in Malapascua 10

Christmas in Malapascua 11

Así he pasado mis últimos días de 2015 y así pasaré los primeros de 2016. Como en casa. En una isla diminuta en el Pacífico.

La vida puede ser maravillosa.

Christmas in Malapascua 96

Feliz 2016 a todos.

Malapascua NYE!

Mucha más info:

Si vienes a Malapascua y quieres bucear, o si vienes y no sabes si quieres bucear: Buceo Malapascua.

Más fotos de estos primeros días en Malapascua.

Nochebuena en Malapascua | Nochevieja en Malapascua

13 comentarios en “Feliz 2016 desde Malapascua

  1. De mayor quiero ser como tú. Aprender a mirar como tú, a vivir como tú, a sentir como tú. Porque sois las personas como tú las que hacéis las que hacéis que esta vida pueda ser maravillosa.
    Feliz año nuevo, Ignacio.

  2. Feliz año Ignacio! Iba a decir que disfrutaras mucho de Malapascua, pero ya veo que lo haces fenomenal, así que pásalo muy bien, y enséñanos algunas fotos maravillosas de esos fondos marinos.
    Feliz año 😀

  3. Feliz 2016 Ignacio, no podías haberlo empezado con mejor pie (¿ojo?) lléndote a ese pequeño paraíso. No dejes de descubrirnos el mundo a través de tu cámara. Un abrazo.

  4. Hola Ignacio. Un placer haber compartido momentos y risas durante las Navidades en Malapascua. Me ha encantado el post, como lo has escrito y como siempre las fotos son fascinantes. Un abrazo amigo, feliz 2016 y espero que para las próximas ya tenga el open water 🙂

  5. Que recuerdos leer tu post!
    Te dejamos pachuchin y fueron pocas las inversiones juntos pero nos encantó tu paz dentro del agua y eso hizo que bucearamos con más seguridad y disfrutando a full las inmersiones ojalá topemos en alguna profundidad más, fue un placer, gracias un abrazo fuerte! Arantxa y Diego.

  6. Hola me gustaría preguntar si en Malapascua se puede trabajar de divemaster? Estamos trabajamdo en Koh tao y nos gustaría bajar para alla. Gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *