Flandes Azul

Noventa y seis metros por encima de mi cabeza la aguja del ayuntamiento de Bruselas arañaba el añil cada vez más oscuro del cielo. Abajo, a pie de los humildes paseantes la plaza se empezaba a iluminar, tímidamente, resaltando las elegantes formas y majestuosos acabados de las casas de los gremios. Lícitamente la Grand Place […]

Sigue leyendo