El Caminito del Rey

El Caminito del Rey ya no da miedo. Lo dio. Probablemente fue escalofriante cuando abandonado en la memoria de los hombres quedó a merced de una naturaleza hambrienta que lo iba devorando poco a poco. Esa fue su segunda vida, una versión decadente que hechizaba a los más inconscientes y los menos temerosos a atravesar […]

Sigue leyendo