Aterrizando

Llevo ya cuatro días aquí y sigo aterrizando, como si todo hubiera sido un día muy largo. Especialmente el que llegué, con resaca de emociones de esas que te dejan el cuerpo y especialmente la mente agotados, comenzando en Londres y acabando en Tokio. Cuatro días después sigo descolocado, me resulta rarísimo la diferencia horaria […]

Sigue leyendo