De Chamonix a Courmayeur

Solo las cimas de los picos, allá sobre los cuatromil metros estaban iluminadas, despertadas por el amanecer de un nuevo sol pero abajo, en el valle, aún reinaban las sombras y aún mantendrían su dominio durante unas cuantas horas más. No sería hasta media mañana que los primeros rayos del sol alcanzaran lo más profundo […]

Sigue leyendo