Un picnic iraní

No sabíamos muy bien que hacíamos allí ni hacía donde nos dirigíamos. Los acontecimientos se habían disparado con un monosílabo. En el momento que pronunciamos el “si” la maquinaria iraní se había puesto en marcha y habíamos acabado formando parte de una familia con un plan definido y algo opaco, cosas del idioma, para nosotros. […]

Sigue leyendo