Cafés y otros asuntos. Colombia (y V)

Amanecía en la Hacienda Bambusa. El sol despuntaba tímidamente entre el bosque de nubes, iluminando brevemente las paredes del caserón y los balcones con hamacas, mientras los restos de agua de la tormenta nocturna daban brillos a la mañana. Casi todo el mundo dormía aún, tan solo los colibríes, más madrugadores que ninguno, se afanaban […]

Sigue leyendo