El cuentacuentos

Érase una vez un público inmóvil, tanto que apenas respiraba, hipnotizado por cada detalle, cada gesto y sonido que cuidadosamente colocaba el cuentancuentos formando historias. Porque si las palabras tenían fuerza, saber hablarlas te atrapaba irremediablemente. La magia estaba allí y nosotros sólo queríamos que no se callara nunca, que siguiera hablando y que con […]

Sigue leyendo