París, siempre París

Siempre nos quedará París. Y al igual que Rick Blaine e Ilsa Lund, cientos, miles de candados se agrupaban en los puentes de la ciudad para dejar constancia de amores que habrían de perdurar por los siglos. Mirándolos uno no dejaba de ser ligeramente cínico pensando cuantos de esos candados habrían dejado ya de tener […]

Sigue leyendo

De lagos blancos, agujas rojas y agujetas dolorosas

La simple frase de la boca tímida de el Pachinko resumió entre resoplidos y dolorosas agujetas el sentimiento general. “Hay que ver, lo bien que estamos aquí ahora. ¡¡Tenemos hasta agua!!” Definitivamente, nuestros estándares de satisfacción habían caído hasta los mínimos insospechados. Pero ¿qué había sucedido? ¿Cómo habíamos llegado a ese estado tan lamentable? Veinticuatro […]

Sigue leyendo

De Chamonix a Courmayeur

Solo las cimas de los picos, allá sobre los cuatromil metros estaban iluminadas, despertadas por el amanecer de un nuevo sol pero abajo, en el valle, aún reinaban las sombras y aún mantendrían su dominio durante unas cuantas horas más. No sería hasta media mañana que los primeros rayos del sol alcanzaran lo más profundo […]

Sigue leyendo