"Sigue corriendo": La Maratón

Nunca pensé que me fuera a emocionar tanto con un deporte. Pero supongo que una Maratón no es un deporte. Es una historia de sacrificio y superación personal. Es una historia de gente sufriendo y dejándose la piel en la carrera. Y sinceramente, hace que se te ponga un nudo en la garganta.

Y es que dejando a un lado a los deportistas de élite que hacen esto para ganarse la vida como atletas profesionales, el resto de mortales sólo tienen en mente terminarlo, al precio que sea. Historias diferentes tras cada persona.

Hay quien corre por causas benéficas. Se preparan para la maratón buscando patrocinadores que le apoyen con dinero y todo lo que recaude va para asociaciones que lo necesiten. Así hay gente que corre por los derechos de los niños, otros por los enfermos de cáncer, otro por los de Leucemia, otros para recaudar fondos para investigación… Los motivos son infinitos.

Y los londinenses lo saben, y lo único que pueden hacer es salir a la calle, llueva, truene o granice a dar apoyo. El ambiente es increible. Los gritos de ánimos constantes. Es el mejor aliciente para dejarte las piernas, el bazo y lo que haga falta en la carrera.

Muchos de los corredores llevan su nombre escrito en la camiseta o el dorsal, con lo que los corredores dejan de ser un número para ser personas. «No te rindas Will!!!», «Vamos Lisa! Lo estas consiguiendo» gritan los ánomimos londinenses para ayudar con vítores a los participantes.


Las asociaciónes o fundaciones que reciben ayuda o que patrocinan a los corredores se colocan a lo largo del recorrido para dar apoyo, como por ejemplo estos para el cáncer de pecho:

O esta chica para la fundación de investigación para cerebro y médula espinal:

Y es que aunque solo veas la superficie eres capaz de entender algunas de las historias más personales. Aquel que corre ante los gritos de su familia. Los abuelillos que asombran demostrando que son más fuertes que la mayoría de los jóvenes. Los que se rompen en la carrera y sigen corriendo mientras se les caen las lágrimas. Los que no pueden correr más y deciden terminarlo cojeando…


Y van cayendo los kilómetros y van aumentando los gritos y se ve el Big Ben y se sacan fuerzas de donde sea para llegar al final, al Buckinham Palace


Hay quien las saca desde el humor, regalando su presencia a los espectadores, ansiosos de encontrar a los sufridores disfrazados:



Al final gran parte de los más de 60.000 participantes van llegando y van recibiendo su respectiva medalla, sin mucha ceremonia, que son muchos. Unos aplausos una rampa, y la satisfacción personal y el orgullo de llevar la medalla hasta que se te pegue al cuerpo o se caiga.

Porque aunque lo has oido muchas veces la verdadera victoria del Maratón es terminarlo, asi que recuerda: «Sigue corriendo»

15 comentarios en “"Sigue corriendo": La Maratón

  1. A mi tambien me entraron unas ganas terribles de correr. Debe ser una sensación de superación bestial. Eso si, ya sabía yo que hoy se me habrían quitado!!!

    Pero para los que os gusta correr, teneis que hacer esto alguna vez en al vida. Te lo juro Jaime que se me ponían los pelos de punta y se me iban las manos solas para aplaudir y gritas y animar.

    ES indescriptible.

  2. correr es de covardes … yo lo dejo ahi … aunque viendo la san silvetre de este año pasado tb de cachondos. Yo como mucho me plantearia en un futuro lejano una maraton , la completa es de locos … si hasta le primero que la hizo se murio … nada nada de covardes.

  3. Correr es de cobardes… y hacer deporte tambien!!! jajajaja!!!!

    Fdo. El gordo mocho.

    PD. Es una locura, requiere mil de preparación. Tendríais que ver como acababa la gente: muerte y destrucción. Acaban completamente destrozados y muchos no se pueden ni mover ni doblar las rodillas ni nada. Pero lo dicho. Esto no es un deporte.

  4. YO corri, bueno eso hice ver, la cursa del Corte Ingles y me lo pase en grande. El unico lugar donde tenias uqe ir rapido era pcorriendo dentro del estadio olimpico, que eso si que me hizo ilusion. La martaon de Tokio es en febrero, os podias apuntar…

  5. Nosotros corrimos la San Silvestre el diciembre pasado y fue una pasada,realmente te emocionas, es increíble cómo la gente está a ambos lados de la calle (en todos y cada uno de los kilómetros) animando, mucha gente se disfraza, la corren familias enteras, hasta padres con el carro de los niños; gente de todas las edades. No son los 42 km de la maratón (por cierto, me deja flipada que 60000! personas corran la maratón, están locos!!)son 10, y los últimos en cuesta, pero yo la recomiendo a todo el mundo, además, re-corres Madrid de noche, sin tráfico, es una pasada, y los kilómetros se hacen más cortos de lo que uno cree.Ignacio, nos tienes al día de todo tipo de eventos, deportivos, culturales, nocturnos, muuu bien, eso está mu bien!!! Eres el reportero más dicharachero de todo Londres ;-D, a partie de ahora te llamaré Kermit, je je

  6. Yo ya os digo, que la Maratón me queda mu lejos y más desde que hice una semicarrera en Alemania y se me quedó la rodilla mirando a Parla (puede corroborarlo Edu, que me tenia que ayudar a moverme). Fue mi último coqueteo con el deporte.

    La San Silvestre la vimos este año por la calle, cuando ibamos a la cena de Nochevieja y mira, eso si que no lo descarto, que no son muchos km y podría correrlo. Pero vamos, para dentro de unos años, cuando recupere la forma (iluso de mi).

    Y si ir por la calle ya mola, lo de ver el estadio olímpico debe ser la leche. Lo malo del deporte es que cuando lo haces te emocionas, pero luego tu cuerpo dice… «pero tú estas jamao o qué? Anda, ahora renuncio a moverme por unos días y si se te ocurre moverte… dolor infinto» Y no me vengais con agüita con azúcar y esas cosas, que no valen para nada.

  7. pos yo le ponía unas cajas de cerveza, que tuvieran que llevarlas entre 2, y beberselas durante la carrera. ah, y por supuesto también garrapatas estratégicamente colocadas para que al acabar te tengan que hacer una transfusión forzosa de sangre y hagas una purga en condiciones…
    yo pa mi que esto lo vi en algún lado…

  8. Ignacio, si me consigues un gorro de cerebro azul te adoro… te sales más que con la gorra chinita.
    P.D.: !!Ya he escrito¡¡ Ya sé que vas a decir que es breve, pero… no me exijas tanto macho… ya me iré animando

  9. Yo encantado de que hayas escrito, pero mucho me temo que tendrás que tener una enfermedad cerebral para conseguir el gorrito…

    A que ya la tienes? Se me habia olvidado!!!! Entonces va a ser más facil!!! jejejejje

  10. Por lo que veo es para la investigación sobre la médula espinal y el cerebro… por mí, que experimente con todo tipo de medicamentos alucinógenos, jejej
    Aunque creo que hace nada hicieron algo parecido y a unos cuantos estudiantes que se sacaban unas pelas de cobayas humanas les dió un mal viaje. Tú sabrás más de eso.

    Otra sección que te voy a inaugurar: cosas que desde la pérfida Albión llegan a tu patria: que tu alcalde es un guarrete y que sólo tira de la cadena una vez al día. Y toda su familia con él. Te lo juro!
    Vaya manera de ahorrar agua…
    Si vas a tener que ir a su casa y explicarle la técnica del Rasta Clan y del mono-diente. Así sí que se ahorra agua…

  11. He entrado a tu blog buscando viajes. Lo poco que he visto me ha parecido muy muy bueno e inspirador así que me he decidido a empezar desde el primer día.
    Ahora me encuentro este post… Me estoy preparando para el maraton de madrid y esto da muchos ánimos. Keep Running!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *