La ligerísima subida al Takao San

Takao San 14

Las pocas horas que teníamos de sueño no impidieron que al empezar a sonar los telefóno anunciando el magnífico día soleado que aparecía tras unas semanas de tiempo horrible, nos pusieramos en marcha hacia el monte Takao. La subida a este monte, el Takao San, es uno de los paseos más fáciles, agradables y más utilizados para desconectar por parte de los tokiotas.

Takao San 07

Takao San 02

Y en verdad que no supone ningún gran esfuerzo, ni siquera para un panceta cómo yo, pero por si tuvierais dudas os diré que hay japonesas que lo suben por su camino más fácil en tacones. Antes muerta que sencilla. Fashion hasta en las trincheras! Total estos 600 metros de altura son para un pack familiar y aunque ahora la primavera empieza a despuntar, parece ser que siendo un monte principalmente de momijis se convierte en una autopista de personas en Otoño para poder ver el Koyo.

Takao San 08

Takao San 09

Takao San 10

Aún así, como era un día de sol deseado había bastante gente y los “konnichiwa” al cruzarse con la gente se solapaban sin remedio. Las vistas desde la parte de arriba no son excepcionales pero si muy agradables, aunque debe mejorar cuando el Fuji se recorta contra el fondo. Lamentablemente se mantuvo oculto bajo una cortina de bruma y nubes, para variar. No gusta el Fuji del mínimo calor.

Takao San 04

Takao San 12

Takao San 03

Además, la compañía era inmejorable. ¿Que más se puede pedir?

Takao San 13

Vale, si, por pedir, algo de comida, ya… ¿Que os parece la Soba especial de Takao San? 🙂 Recordad hacer todo el ruido que podáis al sorber!

Takao San 01

Más fotos, tranquilas, calmadas y de paseo al sol, aquí.

11 comentarios en “La ligerísima subida al Takao San

  1. Ains, con tacones… ESA era la foto para encabezar el post. Subiendo la montaña en tacones: cómo joderse un tobillo sin volverse vulgar. 🙂

  2. La Casa Sin, jejeje… efectivamente, habría sido una gran foto.

    Con respecto a los baberos, estas estatuas generalmente son de bebés que han muerto, aboratado, etc… se les hacen gorritos, y baberitos para ellos en el más allá. No sé exactamente por que del color rojo.

    Oria, venga, a ver si le ponemos colorado! 🙂

    Queseyo, si coincides con el Otoño puede ser una época fantástica para verlo. Intenta evitar el fin de semana!

  3. eso es como cuando estabamos en la pedriza y alguien decia de ir a la charca verde

    en realidad no llegamos a ir, y no sé si tiene relación con lo que has escrito, pero ha sido la bujia que ha hecho que me ponga a esbribir este comentario, y claro

    ya se sabe…

  4. La charca verde es mítica! Yo me he dado unos cuantos remojones ahí en veranito. Especialmente cuando bajabas desde la montaña siguiendo el nacimiento del Manzanares. Una ruta fantástica para dos días de montaña y pozas!

    Tampoco tiene que ver con el tema original… pero la Pedriza es lo más!! 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *