Melilla la Vieja y otras calles…

Melilla 26

Para pasar esta puerta, transformad el atavío,
Para atravesar las calles, dominad todos los gritos,
Para comprender su altura, asomaos al vacío.
Envolviendo la mirada en algodón y sigilo,
Melilla la Vieja duerme, estacionada en los siglos…

Melilla 05

Melilla 04

Melilla 01

Así se leía en una placa bajo la puerta de la Marina, una de las entradas en la muralla de la ciudadela de Melilla. Allí abajo, cruzando el Mediterráneo, en África, tan olvidada, tan a nuestros ojos lejana, allí donde la piedra y la roca asomaba por encima de aguas claras y bellas playas.

Melilla 14

Melilla 18

Melilla 24

Dentro de las murallas, las callejuelas, iluminadas por un sol radiante y de justicia, recordaban más a un pintoresco pueblo que a la ciudad querida por muchos y escenario de batallas. Desde los fenicios, a los vándalos, visigodos, musulmanes (que le dieron su nombre). Devastada muchas veces, casi abandonada muchas otras, conquistada por Portugal y España en el siglo XV, para pasar a depender únicamente de la corona española en 1556. En aquel entonces ni siquiera existía aún Marruecos.

Melilla 08

Melilla 10

Melilla 09

¿Así que esperar? Lo primero que llama la atención es que es diminuta. Lo segundo es que el paso de los años lo ha convertido en una mezcolanza de razas y gentes que se funden en todos los aspectos, culturales, religiosos, sociales y arquitectónicos. Lo mismo paseas por una gran avenida de estilo modernista (ojo, que muchos la comparan con la Barcelona de principios del siglo XX) que acabas metiendote por bazares, y callejuelas que desembocan en mezquitas.

Melilla 16

Melilla 17

Melilla 22

Da una impresión de volver a estar abandonada, aunque sus playas y mar lo convierten en reclamo turístico a tiro de ferry, o para ricachones en yate, mientras que una visión más amplia lo situaría más como África que como una ciudad española. Ah, los contrastes. En terreno tan pequeño se notan aún más. ¿No?

Melilla 23

Melilla 11

Melilla 02

Pasar por allí, no fue sino fortuito, con además algo de tiempo para patear durante unas pocas horas sus calles. ¿Verdicto? Tiene, desde luego, bastante más de lo que uno (o al menos yo) esperaba encontrar. ¿Pero lo suficiente como planear una visita? Sinceramente, creo que no, aunque si se está por la zona, al otro lado del estrecho, bien merece la pena saciar la curiosidad y dedicarle un día.

Melilla 06

Melilla, Junio 2011

9 comentarios en “Melilla la Vieja y otras calles…

  1. Viendo tus fotos había llegado a la misma conclusión que tú. Aún así has logrado, como siempre, unas instantáneas fantásticas, llenas de color y de vida. Dan ganas de saltar al mar y zambullirse en aguas del ‘casi’ :-) Estrecho, allí donde Atlántico y Mediterraneo se mezclan, como los chavales de la foto!

  2. Soy originaria de Melilla pero actualmente vivo en Bcn. “Huí” de allí porque me asfixiaba en esos 12 Km cuadrados. Yo quería ver mundo, pasear por las calles sin que me reconocieran, tener la libertad de moverme sin depender de un avión o barco… incluso llegué a cogerle aversión.

    Tus fotografías son preciosas y añadiré, como dato, que cuando voy en verano a visitar a la familia, parte del tiempo lo paso en las tumbonas de la cuarta foto jaja

    Uno de los motivos a la hora de comparar a Melilla con Barcelona (valientes quienes lo hacen jaja) fue gracias a Enrique Nieto, arquitecto catalán discípulo/colaborador de Gaudí, que diseñó muchos de los edificios modernistas que encuentras cuando paseas por ese pueblo disfrazado de ciudad.

    Te felicito por el post =)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>