(Post salvado de la hipotermia de las aguas del Pacífico un 17 de Abril de 2010)

Kaikoura 17

«¡Sam! Elfos de los bosques. Se dirigen a la costa, más allá de las Torres Blancas. A los Puertos Grises.»

Me miró con sus enormes ojos, divertida y sorprendida de verme allí, metido en el agua, flotando como un coco, intentando patosamente seguir sus rápidos movimientos. Se acercaba para desaparecer al instante con un breve aleteo dejando tras de sí un camino de burbujas. Pero volvía, curiosa, a acercarse al ser de reducida maniobrabilidad acuática. “Sorprendente” debía pensar “¿como sobrevivirá?”.

Kaikoura 27

Kaikoura 20

(«El sol se alza rojo, se ha vertido sangre esta noche.»)

Eso mismo pensaba yo. Las dos capas de neopreno de 7 milímetros no habían impedido que la respiración se me hubiera cortado al entrar en el agua helada. Además en un acto de relativo masoquismo era la segunda vez que lo hacía en esas misma mañana.

Kaikoura 22

Kaikoura 25

Descubrí que las aguas de Kaiokura, víctimas – creo – de las lluvias de los últimos días, estaban más turbias de lo que me hubiera gustado cuando me sumergí en ellas alrededor de las ocho y media de la mañana. Aguas gélidas y heladas, bañadas por las corrientes frías del Pacífico. Toda una bendición para mucha de la vida marina que se acumula en la costa Este Neozelandesa.

Kaikoura 11

Kaikoura 29

Pingüinos, leones marinos, focas, ballenas y delfines se benefician de esas bajas temperaturas. Para ellos, un hábitat ideal. Para mí, en cambio, una razón más para añorar los estupendos ventipico grados de los mares del sudeste asiático. Pero no estaba allí para quejarme. Desde cubierta, la capitana del barco oteaba la bahía en busca de algún grupo de delfines con los que remojarnos.

Kaikoura 24

Kaikoura 26

Todas estas actividades que se basan en observar la vida salvaje, no están carentes de ciertos riesgos. No es que la vida de uno corra peligro (salvo hipotermia, claro), pero nadie está por la labor de asegurar si los animales aparecerán, si no y si lo hacen, si serán sólo un par de ellos o si tendrán ganas de acercarse o preferiran desaparecer entre litros y litros de agua.

Kaikoura 21

Uno lee la letra pequeña y luego se santigua y que sea lo que sea. Sin riesgo no hay victoria. Mantengamos las expectaciones bajas. Así ver una aleta ya nos hará felices. Pero desde luego lo que no pensaba, ni en el mejor de mis sueños, encontrarme eran… cientos de aletas.

Kaikoura 09

(Imposible captarlo con la cámara, ¡¡estaban por todas partes!!)

Kaikoura 10

Con ese mismo ojo que gastan los que estiman las multitudes yo me marqué un: “serán unos 200” y me quedé tan ancho. Estaba equivocado. Más tarde nos informarían que eran alrededor de 500 delfines oscuros campando felizmente por las costas. Hacía mucho tiempo, comentaban, que no había tantos de golpe. Maravilloso. Y entre tanta fiesta ¿tendrían tiempo para nosotros? ¿Estaríamos los pésimos nadadores congelados invitados?

Kaikoura 08

Sólo había una manera de descubrirlo. ¡¡Al agua patos!!. Y a perseguir delfines, siguiendo las indicaciones de la capitana del barco, que consistían en gritar tanto como pudiéramos. Con un oído tan sensible como el que ellos tienen, nuestras posibilidades estaban en sintieran curiosidad por nuestros berreos y se acercaran a curiosear. Y si los delfines no lo encontraban divertido, el resto de espectadores del barco que habían decidido ver el espectáculo desde la grada, seguro que sí.

Kaikoura 01

Kaikoura 07

Y entre iiiiii iiiiii iiiiii!!!! oooo iiiioiiioiioioiiii!!! uuuuhhh uuuuuh!!!! y el resto de gritos balleneros que se podía emitir con la cabeza bajo el agua, sólo se podía esperar. Y entonces, surgiendo de entre la espesa bruma acuática aparecían. No sabías desde donde, ni como, pero aparecían, te rodeaban, y volvían a desaparecer a la velocidad del rayo. Cambiemos la frecuencia. EEeeeeeeeioooooeeeeee!!!! eeeueeueeeueeee!!! Y otros cuantos que aparecían, a un palmo de tí.

Kaikoura 04

Kaikoura 02

Moviéndose con tanta elegancia que sentías tu propia vergüenza. Y fascinado te quedabas mirándolos con los ojos como platos. Se te olvidaba gritar y desaparecían. Uuuuuiiiiiii!!! uuuuuuuuiiiii!!! uuuuuuuuuaauauauuuu!!! Nada. Ya no cuela. De vuelta al barco. De vuelta a perseguirlos. De vuelta al divertido ritual de saltar al agua helada que ya hacía su parte para convertirte en un castrato dando chillidos submarinos. Y cinco, diez, quince, veinte en derredor. Mágico.

Kaikoura 05

Kaikoura 03

Pero mientras los delfines se aburrían rápido de el grupo de energúmenos gritones, las focas nos encontraron mucho más interesantes. Me pareció curioso que la agencia fuera mucho más pequeña, mucho más barata y tenga muchos menos asistentes, cuando la experiencia en mi opinión fue mucho mejor. Mucho más íntima. Mucho mas personal. Más de tú a tú.

Kaikoura 23

(Pasa, pasa y sírvete… que yo ya he cogido la posturita)

Vale, no eran 500 delfines, pero las tres focas que sintieron curiosidad por los dos que nos acercamos, se pasaron un buen rato jugando con nosotros. Saltando por encima, pasando por debajo. Acercándose a las gafas sabiendo que de alguna manera había otros ojos tras ellas.

Kaikoura 18

Kaikoura 15

Cargado como estaba de neopreno, era inútil intentar sumergirme algún metro en el agua. Pero las focas parecían encontrar de los más divertido mis patéticos intentos intentando imitarlas. Si buceaban bocabajo, para allá que iba, si hacían giros, para allá que me mareaba. Desde fuera, seguramente era de los más lamentable, pero desde dentro, esa interacción tan real me pareció absolutamente fascinante.

Kaikoura 16

Kaikoura 13

Me había olvidado del frío hasta que volví a bordo. El neopreno y mis piruetas habían mantenido relativamente mi temperatura corporal, pero las manos y los pies estaban congelados. Si ya me lo decía el guía, mejor que vayamos saliendo. Pero era imposible. ¿Cinco minutitos más? ¿Nos quedamos cinco minutitos más? ¡¡Son focas, señor Frodo!!

Kaikoura 12

Kaikoura 14

Kaikoura, amigos míos, lo tiene todo. Es una diminuta península, pero que agraciada. Preciosos amaneceres, montañas cómo fondo y una vida marina envidiable.

¿Por donde decían que quedan las sirenas?

Kaikoura 28