(Los bolsillos se vaciaban sin control un 12 de Mayo de 2010)

Moorea 40

Abandoné Auckland un 9 de Mayo para llegar a Papeete en la Polinesia francesa un 8 de Mayo. Y fue este un viaje en el tiempo completamente desaprovechado, donde sólo repetí las mismas horas y no me encontré con mi mismo provocando una paradoja espacio temporal que acabara con el universo tal y como lo conocíamos convirtiéndome en archimalvado y megalómano villano. Pasé, en cambio, de encabezar los días a cerrarlos. El último de la fila. Mecachis.

Moorea 23

Moorea 21

Moorea 15

Repetí el día 9 en muy diferentes condiciones. Volvía al clima tropical tras el fresquete neozelandés, lo cual se agradeció bastante para pasar la primera noche en los suelos del aeropuerto. Fue sólo una metáfora de lo que me esperaba.

Moorea 09

Moorea 11

Habiendo aterrizado bastante más tarde de que pasara el último transporte público y sin demasiadas ganas de pagar los más de 20 euros para un taxi que recorriera los apenas cuatro kilómetros que separaban el aeropuerto de la ciudad, fue la única solución apetecible. Además, tenía que montar en el primer barco de la mañana en dirección a Mo’orea y pagar una cara habitación de lo que fuera para apenas unas horas tampoco entraba dentro de mis planes.

Moorea 03

Moorea 12

Los picos de Mo’orea aparecían, a lo lejos, con algunas nubecitas revoloteando por sus cimas, aumentando su tamaño según el barco se acercaba y entraba dentro del atolón de aguas claras, calmas y cristalinas. El bravo mar quedaba atrás, rompiendo contra la barrera de corales, tan lejos, que pocas olas llegaban a la orilla creando una playa casi silenciosa.

Moorea 01

Moorea 18

Moorea 34

Poca gente, poblaciones y carreteras se adentraban en el interior de la frondosa isla, que se limitaban a asentarse en las orillas del mar, cómo un estrecho cinturón rodeado de vegetación y palmeras. Sin embargo, no fue hasta que llegué a Hauru en el extremo noroeste de la isla que apreció la playa. Demasiado estrecha, pero llena de fina y suave arena. El contraste con el claro azul del agua poco profunda era absolutamente precioso.

Moorea 38

Moorea 04

Moorea 30

Sí, comienzo con las cosas buenas, porque se acabarán rápido. La Polinesia Francesa es muy bonita. Punto. Todo lo demás cae en el otro lado de la balanza. Todo lo que lo rodea, cargada de precios desorbitados, es absolutamente injustificable. Incluso ellos, tanto los franceses como los Polinesios son bastante sosos y en general algo rancios. Como me hicieron añorar las sonrisas asiáticas.

Moorea 39

Moorea 37

Mo’orea me había sido recomendado cómo la única de las Islas de la Sociedad que podía ser medianamente asequible. No en vano al menos tenía un camping con una habitación compartida por 15 euros por cama. Afortunado yo que conseguí una de las tres camas. No tenía ni un enchufe, pero no estaba en condiciones de quejarme. Otra cosa es que la más paupérrima de las compras con una barra de pan, una botella de agua y algo de pasta ya subía a más de 10 euros. Vamos a pasar hambre, amigo Sancho. Se veía venir.

Moorea 20

Moorea 19

Moorea 13

Con apenas cuatro autobuses al día que recorren la isla, lo de visitarla se volvía misión imposible. Las únicas opciones eran los alquileres motorizados o quedarme vuelta y vuelta comiendo curruscos de pan en la orilla de la playa. Opté por esta opción un par de días y caí en la tentación de recorrer Mo’orea sólo durante un día. En moto. 50 euros (“gracias” a que me hicieron descuento) por un cascajo sin seguro que se paraba a cada dos pasos. Lamentable. Comenzaba mi historia de desamor con estas islas.

Moorea 06

Moorea 05

Moorea 07

(¡¡Al menos se podía snorkelear con rayas y tiburones sin problemas!! ¡¡bieeen!!)

Claro, dirán. Es que, cómo se te ocurre, ¿quién te crees que eres? Tú, miserable, ¿intentando entrar en un club VIP? ¿Que querías? ¿Ver el lujo de cerca? Aquí, no hay sitio para bolsillos que no estén cargados con tarjetas de crédito. Deberías saberlo. Cierto. Cierto. Lo reconozco. Pero parece ser que no soy el único que ha hablado de los despropósitos que os rodean amigos y ahora os quejáis de que el turismo ha descendido un 60 por ciento… en un año.

Moorea 25

Moorea 31

Moorea 16

Las cosas se complican para la Polinesia Francesa, que hasta ahora habían vivido muy cómodamente de derrochadores millonarios así cómo de la partida que sin más justificación expedía el gobierno francés. Ahora, con los millonarios derrochadores casi extintos a causa de la crisis y con el gobierno francés recortando el dinero y pidiendo justificación de todo lo que manda para allá, las cosas empiezan a pintar bastante negras.

Moorea 10

Moorea 14

Así que os gusté o no, necesitáis gente cómo yo. Clase media y mochileros. Que lleven el dinero que ahora mismo se está quedando entre otras las Islas Cook o las Fiji. Y si, es todo muy bonito, pero el Indonesia, Malasia y Tailandia tienen todo eso, a una fracción del precio y aderezado con tantas sonrisas que no se pueden comprar con dinero.

Moorea 22

Moorea 27

Moorea 29

¿Os he dicho que Mo’orea era la más asequible de las islas? Pues sí. A partir de aquí la cosa no haría sino empeorar. Al menos era precioso. Sólo faltaría…

Moorea 36