Día 61: A lomos de Hathi

Chitwan 01

Hathi, el elefante indio, seguía inmutable su paso lento pero seguro a través de la densa maleza de la selva nepalí. Pisaba moviendo el suelo fangoso, dejando enormes huellas pseudo circulares que se llenaban instantáneamente de agua. Su gruesa piel se abría paso a través de la frondosidad, mientras la trompa quebraba ramas y movía troncos para hacerse paso.

Chitwan 02

Chitwan 03

Nosotros, a sus lomos, colgando las piernas desde el incómodo “asiento” de madera, manteníamos el silencio, mientras el guía, el cuidador del elefante, se afanaba por dirigir al paquidermos tras las huellas de los animales. La selva del parque nacional de Chitwan, por donde se pasean cocodrilos, leopardos, panteras, rinocerontes, ciervos, osos, serpientes, arañas y hasta algún que otro Shere-Khan, el admirable y sobrecogedor tigre de Bengala.

Chitwan 21

Chitwan 23

No tuvimos más suerte que ver a grupos de ciervos paralizados entre las ramas y las hojas. Su camuflaje era perfecto para nuestros ojos, pero afortunadamente no para los ya más curtidos del guía, que nos explicaba con detalle como verlos, no sólo a ellos, sino a múltitud de especies de pájaros. La selva está viva, se oye, se siente, pero no se ve. O al menos cuesta muchísimo.

Chitwan 05

El hecho de haber reducido mi tiempo en Pokhara me había permitido llegar a este parque nacional, cosa que no entraba en mis primeros bocetos de Nepal. 2,218 kilómetros cuadrados, la mayoría de los cuales sólo se pueden visitar en compañía de tour y guía y según la fecha. Hay zonas a las que sólo se puede acceder con Jeep y quedarse en uno de los tres hoteles que hay dentro del recinto cuesta más o menos la friolera de 200 dolares por noche. Vaya como están los precios de los “zoos”. Afortunadamente para los que viajamos en low cost, siempre te puedes quedar justico a las afueras del parque en la tranquila y turística localidad de Sahuara, donde se puede dormir por 3 euros.

Chitwan 29

Chitwan 30

Fue ahí, en Sahuara, donde fui consciente de que la normalidad me había abandonado. O al menos lo que había entendido hasta entonces por normalidad, que digamos se está redefiniendo, cuando apenas me inmuté al ver a traves de las ventanas a gente paseando encima de elefantes. Un simple y anodino “Ah, un elefante”, fue lo que cruzó por mi mente.

Chitwan 07

Chitwan 18

Chitwan 17

Volví a levanta la mirada y fue más un “¡AH! ¡¡UN ELEFANTE POR LAS CALLES!! ¿Donde he puesto la cámara?”. Pero no era sólo uno, ni dos, ni tres… es algo… normal. Los elefantes además de su evidente reclamo turístico, ayudan en las labores de carga, así cómo en las labores de conservación de la selva. No hay manera más segura de moverse. 🙂

Chitwan 09

Chitwan 15

Chitwan 19

Así que asumiendo elefante como animal de compañía, se puede disfrutar de estas enormes bestias y por ejemplo ayudar a los cuidadores a bañarles mientras te recompensan con un chorro de agua frequita. Desde luego, sumergirse en las aguas del Rapti a lomos de semejante “corcel” no tiene precio.

Chitwan 08

Chitwan 12

Aprovecho para lucir palmito y demostrar a los más incrédulos, que además del moreno ciclista que luzco, no estoy en los huesos. Paquidermos en el agua. 🙂

Chitwan 10

Chitwan 11

Ignorante de mi, si me hubieran puesto estas imágenes ante mis narices sin un cartel explicativo, las habría asociado directamente con África y me temo que no habrían entrado nunca en la idea que tenía de Nepal. Fue un divertido broche final a un país insustituible, del cual partiré mañana, cerrando así mi primera etapa del viaje.

Chitwan 20

Chitwan 28

Si todo marcha según lo planeado, mañana aterrizaré en Bangkok. El corazón del sureste asiático, que quizás fue el culpable de toda esta idea de viajar por el mundo. Digo si todo marcha bien, porque tendré que asumir que el recibo que me han rellenado a bolígrafo será un billete de avión. Crucemos los dedos. Bangkok será una parada técnica para poder hacer los visados correspondientes por estos paises.

Chitwan 27

Chitwan 24

Atrás quedará un país cargado de emociones, de gentes agradabables, con un paisaje envidiable, lagos, valles, montañas cargadas de ochomiles, kilos de frutas jugosas de esas que se saborean mientras chorrean, cargados de dioses, con el descontrol en las calles y donde si uno hubiera vivido como niño siempre te quedaría la esperanza de tener tu propio elefante.

¿Se imaginan?

Chitwan 16

Para todos los que alguna vez escucharon las historias de la Selva de boca de Akela, Baloo, Bagheera o el mismo Hathi.

Más fotos paseadas por la jungla, aquí.

39 comentarios en “Día 61: A lomos de Hathi

  1. Para qué tener un perro o un gato cuando puedes tener un elefante?
    espero que tengas (o ya hayas tenido) un buen vuelo a bangkok, estaremos a la espera de nuevas experiencias

  2. Querrás decir Coronel Hathi ¿no? Si no creo que se ofenden.

    PD:A esos precios de hotel, seguro que los elefantes están forrados. Habrá que decir elefante capitalista, en vez de aquello de cerdo capitalista.

  3. Se ve que te lo pasaste en grande!!! ^_^

    Viendo estas fotos me viene a la mente eso de: “In the jungle the magic jungleeee, the liioooon sleeeeep tooo niiiiiight, in the jungleeee….”

    Preciosas fotos, la 8 está retocada o es así… que las nubes parecen pintadas????!!!!

  4. Vale, ya has pasado de caballo a elefante. Veo que te has sacado el carnet especial monte y selva!! Impresionante. Una maravilla esas imágenes con los elefantes en el agua.
    Una cosa: me recomendaban el otro día que para montar a elefante se llevaran pantalones largos. Es ciert? Dicen que tienen piel de lija estos simpáticos animalillos.

  5. Pues si, yo también acepté al elefante como animal de companyía cuando estuve viajando por Kerala, India (por cierto un lugar maravilloso) Y no paré de sonreir en todo el viaje porque el elefante es mi animal favorito.

    Bangkok, ay Bangkok… Una de mis ciudades favoritas que me he encontrado hasta ahora. Menudas pateadas que me he metido ahí… Y la comida tailandesa pues bueno, vamos que no sé cómo no me dio indigestion porque no paraba. Y creo que como la propia gente local porque Tailandia está llena de puestos callejeros con comida donde hay gente continuamente. Los paises del sureste asiático están también llenos de una energía especial, esa parte del mundo es muy positiva. Disfrútala!

  6. Siempre pienso que el último post que leo es insuperable, pero luego consigues sorprenderme de nuevo con otro aún más increíble.

    Mi sueño siempre ha sido ir a lomos de un elefante!!! Me parece increíble que esos sitios existan. Una fotos preciosas que me pusieron una sonrisa en la cara para el resto del día. Se ve que lo estás disfrutando de lo lindo. Sigue mostrándonos el mundo a través de tus ojos, se ve tan bello!!

    Besos

  7. Parecía difícil superar la foto desde el parapente, pero la verdad es que esta serie es espectacular, me ha encantado la del grupo de elefantes y los chicos con paraguas, muy original, y preciosos reflejos.
    Un abrazo

  8. “ahhh, un elefante!!” 😉 jaajajaja… 🙂 q bien q bien q bien q bien q t está sentando este viaje!! 😉

    Ignacio: PROTECTOR SOLAR URGENTEEEEEE!!! no se te ocurra dejarnos sin crónicas por culpa de andar todo despelechado porla vida a causa del sol sin protector 60 (mínimo) 😉

    Besotesssssss bien argentos

  9. Entre los trenes con asientos de madera, los caballos y los elefantes, vas a regresar a España con el trasero la mar de curtido jeje.
    La verdad que después de esta “primera etapa” dan ganas de visitar toda esa zona. Esperemos que de aquí a pocos años se arregle todo el asunto con China.

  10. Hola!
    Te sigo desde hace un tiempo ya, pero jamas me atreví a escribirte. Tengo una pequeña duda… sos scout? Lo digo por como has cerrado éste ultimo post.
    Ademas quería aprovechar para agradecerte por compartir tu viaje con todos nosotros.
    Adhiero a lo dicho por Sylvia, realmente logras que a traves de tu camara y tus palabras nos transportemos a tan hermosos lugares; y en cada post me maravillo mas y mas.
    Saludos desde Argentina, esperando el próximo post.

  11. ¡Madre mia! Qué pasada de fotografías…

    Encontré tu blog gracias al concurso del 20 minutos y después de ojearlo creo que te envidio profundamente (pero envidia sana ¿Eh?).

    Tienes un espacio genial.

    Cuenta con mi voto.

    Mucha suerte en el concurso.

    Un saludo.

  12. Ancagua, Tantor!! Estoy con Japoguín… del caballo al elefante!! jaaarl… no te quiero ver atravesar por el medio de las ramas de un árbol todo desbocao con un bicho de esos entre las piernas… que los elefantes parecen tranquilotes, pero tienen una mala baba cuando quieren…
    increible tío, me muero de envidia (sana… espero)
    un abrazo!!

  13. Acabo de descubrir tu blog y estoy realmente impresionada, primero por tu super aventura y por la increible fotografía. Que te vaya muy bien en tu viaje!

    María

  14. La verdad es que das una envidia increíble. A pesar de la situación en la que viven se ve en las fotos una sensación de alegría y autenticidad enorme.

    Me gustaría además darte la enhorabuena por las fotografías elegidas para ilustrar la entrada. NO tienen desperdicio.

    Saludos

  15. Hola Ignacio!!!

    Llevaba 2 o 3 posts de retraso y que te voy a decir… sorprendentes, como siempre. La foto del parapente me ha pillado a contrapié, ja ja nunca me lo habría esperado!!!

    El pasear por la selva en elefante también parece una experiencia increible.

    Sigue sacando esas maravillosas fotos!!! Por curiosidad, cuantas llevas ya en todo el viaje? porque si eres como yo que soy de “gatillo fácil”… 😉

    A seguir disfrutando!!!

  16. Que chulada!
    entre a través del 20 minutos, me apunto tu blog como posible candidado… ahora solo voy por la “c”.. pero me lo guardo para seguir visitándolo desde ya 🙂

    Saludos

  17. De nuevo genial el relato y geniales las fotos, me quedo con la experiencia de bañarte con elefantes, eso será algo que recordarás toda tu vida, que envidia sana que me estas dando, gracias a este blog no eres solo tu el que viajas 🙂

  18. Pati, exactamente, quitando el tema de la comida el elefante mola mucho más! 😀

    Yoda, pues monta una flor Roja o algo, no?

    Charlotte Harris, si, eso me hizo darme cuenta de que ya llevo unos cuantos días de viaje. Estoy perdiendo la capacidad de sorpresa. 🙂

    Nico Cinero, según la versión Disney sip. Yo es que soy de la versión Kipling. 😀

    Javier I. Sampedro, menudo baño! No tuve más remedio que repetir!! 😀

    Queseyo, si que lleva algo de retoque, pero creo que poco. Era así. 🙂

    Armando, jajajaja… arre y sooo! (creo que sólo se usan en España. En Mongolia decías Tschu Tschu! jajajaja)

    Monttse, creo que fue Chita. 😉 (había mogollón de gente en la orilla viéndolo, se lo pedí a un chico… de Vigo!)

    Japogo, durante la selva ibamos en un asiento (bastante incómodo) y el baño no duró lo suficiente y además siempre estaba mojado, así que no sufrí nada, pero sí, tienen la piel dura durísima. De hecho me comentaron que la piel es tan gruesa que no pueden sudar, así que necesitan remojarse continuamente.

    Ignaciocamara, de momento no me puedo quejar, ciertamente. 🙂

    Hedrael, ya… esos chapuzones fueron gloriosos!

    Cris, es que los elefantes molan! No es mi favorito, pero si que ha subido puestos!

    Sylvia, me temo que en algún momento los posts os decepcionarán. Estoy hasta preparado para ello! Y para cumplir tu sueño, ya sabes, entre Nepal y la India! 😀

    Marcos, muchas gracias! 😀

    Superwoman, no te preocupes, parece ser que había que inscribir los blogs antes de se abrieran las votaciones para poder votar. 😀 Para otro año me leeré las cosas mejor.

    Faby, nada nada, el sol y yo volvemos a ser amigos.

    Morfet, no tiene muy buena pinta. Seguramente las condiciones se aligeren un poco, porque están perdiendo mucho dinero de turismo, pero seguirá habiendo conflicto con China durante mucho tiempo…

    Alicia, pues sí, estuve 16 años en un grupo Scout (el Alondra 224 de Torrejón de Ardoz) y ya sabes… una vez Scout, siempre Scout. 🙂 Ah, y gracias por animarte a comentar!

    Perséfone, pues muchísimas gracias. Me alegro mucho que te haya gustado el blog! 😀

    Choupa, tienes toda la razón, lo último que queremos en ver a un elefante enfadado… mientras estás montado en él… Jarl!

    María, muchas gracias! 😀

    Miguel, muchas gracias. Fue un sitio de lo más divertido. Pensaba que estaba poniendo demasiadas fotos de elefantes, me alegro que os gusten! 😀

    Memoriadepez, de momento creo que estoy sobre las 15.000 más o menos… y subiendo.

    Uve, muchas gracias. Pues nada, busca compara y no encuentras nada mejor, acuérdate de volver por aquí!! Saludos!!!

    Gracias a todos por los comentarios! 🙂

  19. Pingback: chuenga.net
  20. ignatius… después de ver las dos pedazo de fotos que te han hecho a lomos de semejante jamelgo, empiezo a creer que tu cámara está trucada..jeje..ya nos desvelarás el secreto!!!!.. un bicooooo

  21. madre mía que me quedo atrás! llevaba días sin entrar y lo que me encuentro al abrirlo!! con lo que me gustan los animales…qué bonitos elefantes, aunque me gustaría saber si es cierto lo que leí una vez(y aún me tiene traumatizada), que son animales tan inteligentes que los someten a duras pruebas y castigos hasta que someten su voluntad y conseguen, efectivamente, domarlos…por cierto la foto en la que el elefante echa el agua hacia atrás, eres igual que tu hermano, diría que podríais ser cualquiera de los dos ;-D

  22. Qué gran caza (fotográfica) tuviste, ranita. Qué te voy a decir yo de este post. Pues que sería el lugar donde con más entusiasmo habría madrugado para rebozarme entre elefantes. Aunque al menos el jefe de la manada lo hizo por mi. Lástima que no vieras a Raksha en el tour, ella te miraba entre las ramas, que lo se yo.
    Largas lunas!

  23. Cinza, está todo hecho con el 3D Studio… es todo falso! fake! jijiji

    Virginia, pues no tengo ni idea. Si que había oído que de pequeños se les ata la pata a una madera clavada en el suelo para que no puedan escaparse. De mayores y a pesar de que con la fuerza que tienen podrían escapar sin problema, siguen recordando lo que aprendieron de pequeños y ni lo intentan. Pero vamos, no lo he comprobado… 😉

    Raksha, te habrían encantado los bichos!!! si!!! Lo sé, lo sé… además yo necesitaba quién me contara cosas de ellos. Ains!! ¿Donde estas cuando te necesito? 🙂 Buena caza!!

    Daniel, si, tampoco era la imagen que yo tenía de Nepal! jajajaja!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *