Día 524: Los Cenotes

(Post en remojo que estuvo esperando a secarse desde un 26 de Octubre de 2010)

Cenote Angelita 08

Era inverosímil. No se correspondía con lo que estábamos haciendo. A 35 metros bajo la superficie, en mitad de un agua cristalina, un bosque surgía de entre una densa niebla. Nos aproximamos a ella, descendiendo lentamente. Dada la claridad del agua y obviando las ramas secas de los árboles, parecía que estuviésemos sobrevolando una nube. ¿Eramos pájaros o peces? Que más daba. Era tan surrealista que desafiaba toda lógica. Cruzamos un par de miradas y nos el dimos un okey visual para acto seguido lanzarnos a atravesarla.

Cenote Angelita 06

Cenote Angelita 02

Dos metros por debajo de la nube, el paisaje cambiaba completamente. Era como si se hubiera hecho de noche de repente. Cómo si hubiera sobrevenido un eclipse sin darnos cuenta. La luz se había tornado verde atravesada por los haces de luz de nuestras linternas

Cenote Angelita 03

Cenote Angelita 04

No era sino un curioso fenómeno natural. En el cenote Angelita, un agujero de casi 60 metros en vertical, se encuentran dos tipos de agua: dulce arriba y salada abajo que permanecen estables sin mezclarse atrapando entre ambas (menos densa que el agua salada pero más que que el agua dulce) una capa de ácido sulfhídrico. He aquí nuestra nube. Y atravesarla por lo tanto y como todo ácido sulfhídrico que se precie (independientemente de lo sumergido que esté), olía a huevos podridos. No todo iba a ser idílico.

Cenote Angelita 05

(Atravesando la nube de ácido sulfhídrico)

Cenote Angelita 07

He aquí lo que hacía especial al Cenote Angelita. Pero ¿Qué diablos es un Cenote?¿Habría vuelto a ingerir peyote sin recomendación médica? ¿No será que te las quieres dar de listo hablando de un agujero con agua? Bueno, saquen sus libretas. Ejem. Ejem… Me aclaro la voz. Gutierrez, Tiñoso, que les veo.

Cenote Angelita 01

(Caminando vestido de buzo por la selva… ejem ejem – Entrada al cenote Angelita)

No busquen ríos en la península de Yucatán. No existen. Ya se lo podrían haber explicado al bueno de Mel Gibson cuando se marcó uno con su cascada y todo en su Apocalypto (que la película mola y todo, pero luego vamos nosotros y nos quejamos cuando el amigo Tom Cruise nos mezcla las Fallas con Semana Santa o pone los San Fermines en Sevilla). Nada. No hay. Bueno, miento un poquito. No hay en su superficie.

Cenotes of Cuzama 07

Cenote Angelita 09

Todo se debe al tipo de roca de la que está hecha toda la península, que no es otra que caliza. Esto que seguro que se lo puede explicar mucho mejor un geólogo hace que el agua se filtre. Ya puedes echar cubos y cubos de agua, regarlo y darle con la manguera. El agua desaparecerá bajo tus pies. Sin embargo, Yucatán está llena de vegetación. ¿De que se alimenta? ¿Donde está el agua?

Cenote Ik-Kil 01

Cenote Ik-Kil 02

Salvando algún que otro cenagal y lago con el agua estanca la respuesta es obvia. Si no está arriba estará abajo. Elemental, querido Watson. Toda la península de Yucatán es un enorme queso Gruyer, en cuyos subsuelos circulan todo un complejísimo sistema de ríos subterráneos. Tanto que el más largo del mundo, el Sac Actún, con más de 150 kilómetros de longitud se encuentra allí. O lo mismo hay alguno más largo, que a día de hoy se sigue investigando esta red de agua a muchos niveles.

Cenote Samula 04

(Las raíces de los árboles adentrándose en las profundidades del suelo en busca de agua)

Cenote Dzitnup 02

La roca caliza, no es de los materiales más resistentes del mundo. Poco a poco se va erosionando creando cavernas y cavidades bajo tierra. Y algunas de esas cavidades llegan a ser tan débiles que se acaban derrumbando sobre si mismas creando un acceso al mundo subterráneo. He aquí un cenote. Y sí, como muchos estaréis pensando, he pasado cuatro párrafos para llegar a la conclusión de que es un agujero en el suelo.

Cenote Calavera 01

Cenotes of Cuzama 04

(El acceso a los cenotes, todo un ejemplo de seguridad)

Cómo siempre y con lo que me gusta a mi enrollarme, vamos a retroceder muchos muchos años. Así a voz de pronto milenio más, milenio menos, unos 65 millones de años. Por aquel entonces la tierra estaba dominada por dinosaurios, os podéis imaginar la fiesta que tenían montada. Entonces llegó, sin ser invitado, un asteroide de 10 kilómetros de diámetro que impactó en algún punto del Caribe. Justamente en el mar al Norte de la península de Yucatán.

Cenotes of Cuzama 03

Cenote Samula 01

La que se montó allí fue buena. Megatsunamis acompañados de una nube de polvo, cenizas y vapor. Trozos de tierra que salían disparados por los cielos para reentrar en la atmósfera como cuerpos incandescentes quemando gran parte de la superficie en forma de incendios globales. A esto le añadimos terremotos y erupciones volcánicas, que acabó con la tierra cubierta de polvo y partículas durante unos diez años. Toda la vida en la tierra tendría que redifinirse. Bye bye amigos dinosaurios. Fue bonito mientras duró.

Cenote Angelita 12

Este pepinazo que hizo temblar el suelo, acabo por romper en muchas muchísimas partes el suelo calizo. Haciendo que la península del Yucatán quedara como un colador. Había aparecido una de las zonas del mundo más ricas en cenotes. Y aunque aparecen y desaparecen, ahora mismo se calcula que debe haber entre siete y ocho mil cenotes por esta zona.

Cenote Angelita 11

Cenote Angelita 10

Una zona llena de selva y llena de agujeros, os podréis imaginar la de cenotes que se han descubierto por accidente o buscando a algún desaparecido, pero sea como fuera, ese complejo sistema subterraneo de agua filtrada tiene una característica especial. Claridad. Dispuesta a ser nadada… y buceada. La pecera más pura que puedas imaginarte. Para que os hagáis una idea, en una zona de muy buena claridad en mar se tiene una visibilidad de unos 40 metros (yo nunca lo he visto, mi máxico está por 30-35 metros). Los cenotes tienen 200.

Cenote Dos Ojos 09

Cenote Dos Ojos 01

La primera zambullida en el Cenote Dos Ojos me habría desencajado la mandíbula si no estuviera mordiendo con firmeza el regulador. Realmente era estar en ingravidez total. Hasta visual. Sin impurezas en el agua parecía que estuviéramos volando. Encendimos las linternas y comenzamos a recorrer sus subsuelos en un ejercicio impresionante y no apto para claustrofóbicos, de espeleología submarina.

Cenote Dos Ojos 08

Cenote Dos Ojos 06

No es que el paso fuera angosto, pero simplemente la oscuridad cubría todo y lo más importante, en muchas partes por encima nuestra no había salida directa al exterior, al aire. Las mentes más oscuras ya se podrán imaginar las terribles historias en que puede desembocar un accidente en estas condiciones.Un pensamiento nada tranquilizador, motivo por eso debería ser abandonado de nuestra mente para centrarse en la extraña sensación de flotar entre estalactitas y estalagmitas.

Cenote Dos Ojos 03

Cenote Dos Ojos 07

Un paisaje que se iba creando con un movimiento de linterna. Lumos. Más allá del haz no hay nada salvo el resto de haces de luz iluminando las rocas húmedas. Cómo directamente salido de una mezcla de Abyss y Alien. Alucinante. Pasábamos por algún claro donde volvía la luz y se podían ver sobre la superficie a los que disfrutaban de los cenotes a base de snorkel, con los rayos del sol atravesando la superficie y creando tantos rayos que parecía que alguien se hubiera dedicado a pintarlo todo.

Cenote Dos Ojos 02

(Parada en el buceo para explorar alguna cueva habitada por murciélagos y por lo tanto con preciadas dosis de aire, por si hiciera falta)

Cenote Dos Ojos 05

Completamos la dosis de buceos surrealistas con otro cenote que era aún más raro que todos los demás. El cenote Calavera. Un inmenso donut al que acceder por su agujero central para recorrer sus cueva circular (más o menos). Con la peculiaridad de que el agua en este caso… era verde.

Cenote Calavera 06

Cenote Calavera 05

O al menos sólo en su parte central, buceando camino Mordor, pasando por estas Minas Morgul submarinas, después alejados del centro del donut la claridad volvía a ser impoluta, pero se volvían a juntar sin mezclarse aguas dulces y saladas creando un haloclina, un espacio intermedio donde la mezcla de salinidad creaba tal distorsión visual donde todo pasaba a estar borroso. Tanto que tenía que mirarme la mano a escasos centímetros de mi mano para asegurarme de que no me pasaba nada en la vista. Toda una experiencia.

Cenote Calavera 04

Cenote Calavera 03

Cenote Calavera 02

Pero no sólo de buceo vive el hombre y no sólo con buceos se disfrutan los cenotes. Para nada. Muchos de ellos apenas son un piscina cristalina sin grutas ni caminos que sería de lo más ridícula para bucear, pero en cambio se prestan muy bien al snorkel o darse un buen chapuzón. Así, casi todas las localidades de la zona Norte de la península de Yucatán tienen sus cenotes, que se convierten en lugares de baño para los locales y reclamo turístico para los visitantes. Así que las calles se llenan de gente en bañador aunque las ciudades no tengan acceso al mar.

Cenote Samula 02

Cenote Dzitnup 01

Desde luego, el premio a la experiencia no buceadora se la llevan los cenotes de Cuzama, en la proximidades de Mérida. El dispositivo que han montado los locales para visitarlos es tan divertido como los propios cenotes en sí. Tres cenotes repartidos por mitad de la jungla, intercomunicados por carretas de caballos… sobre raíles.

Cenotes of Cuzama 02

Cenotes of Cuzama 06

Sí. En un proceso de mezcla de todas las ramas de la ingeniería, se instalaron railes para ayudar a las carretas de caballo a moverse entre localidad y localidad. Con el tiempo, el transporte de mercancías entre localidades ha caído en el desuso, pero se ha reinventado como atracción turística con una única pega.

Cenote Ik-Kil 04

Cenotes of Cuzama 09

Al más puro estilo camboyano, sólo hay un único raíl, por lo que los encontronazos entre ambos sentidos, entre quien viene y quién va son inevitables. La solución es por lo tanto la misma que la que aplicaban sus colegas camboyanos: alguno de los dos tiene que desmontar y salirse de las vías.

Cenotes of Cuzama 01

Fue este el fantástico descubrimiento de los cenotes. Una maravilla natural obligatoria de visitar en Yucatán. No os arrepentiréis. Al agua patos. Emociones para todos los gustos. ¿Os he dicho ya que en el Cenote Angelita vive también un cocodrilo?

Cenotes of Cuzama 08

33 comentarios en “Día 524: Los Cenotes

  1. Todo ésto de los ríos subterráneos y cenotes siempre me ha parecido algo espectacular, prácticamente toda la península esta sobre agua, y aunque yo me he limitado al snorkel creo que me faltaría hacer la experiencia completa.

    Estaba buscando en la RAE algunos adjetivos para tus fotos, pero no encuentro algo apropiado… son fenomenales!!

  2. Alguna de las fotos puede corresponder por casualidad al cenote que te dije yo??? Es que se me parece, pero desde luego que visto con tus ojos no tiene nada que ver a lo que yo recuerdo haber visto… Desde tu punto de vista es mucho mas impresionante ;D

  3. Me ha encantado esta última creación de “Acojonantin productions”… estoy loquito con los cenotes… si voy por ahí algún día andaré con ojo, que con mi currículum seguro que descubro alguno nuevo… un abrazo!!

  4. Buceé en Dos Ojos y Chac Mol, ambos impresionantes. Me gustó la sensación que comentas de andar volando por una cueva, aunque también es cierto que hay que dejar malos pensamientos fuera…

    Impresionantes fotos, puede que te coja alguna para ilustrar mi album de vacaciones, si a vos no le importa…

    Un abrazo!!!

  5. que miedo con el cocodrilo y me ha causado risa eso de que aqui tambi’en desmontan el tren para que el companiero pase. Esta aventura tuya ahora estuvo de pelicula o de terror o no se pero ahhh da un sentimiento tan distinto estar viendo tus fotos :).

    saludos

  6. Eduardo, muchas gracias!

    Un Gato Nipón, hazlo! no sabes lo que te estas perdiendo!!

    Aniña, 🙂

    Pierre, lo sé!!! XD

    Daniel, bucear en los cenotes es… otro mundo. Imprescindible…

    Morfet, yo no daba crédito…

    Rachel, sip, el cenote Ik-Kil: http://www.flickr.com/photos/ignacioizquierdo/sets/72157625275843372/

    Alberto, un must!! 🙂

    Oria, si, una pecera infinita…

    Choupa, pues imaginate que festival. Cuando te encontremos eso si, podemos bautizarlo como cenote Choupa, o algo más maya como Chouk-pac o algo asi. 🙂

    Memoriadepez, y eso que no he contado cuando me perdi por un minuto y entré en pánico. Eso lo dejo para contarlo con cañas de por medio (pero no se lo aconsejo a nadie)

    Noe, 🙂 muchas gracias!!

    Japogo: http://lh4.ggpht.com/_GwfdevZJkfs/SLbTl99eYWI/AAAAAAAAASI/CVcMt82LNKI/D009-Cenote+Angelita.jpg

    El guía nos dijo que generalmente estaba por ahí, encima de un trozo de tabla de surf que se puede ver en esta foto: http://www.flickr.com/photos/ignacioizquierdo/5129939561/in/set-72157625284952398/

    Cosa que por otro lado es normal, si lo piensas, son agujeros en mitad de la selva… XD. Aunque nosotros no lo vimos…

    Elisa, es una buena definición. 🙂

    Monchoman, mira lo que le he dicho a Japogo, lo del cocodrilo es cierto!!

    🙂

  7. Me apunto a contarlo con cañas de por medio, nos vemos en una semana por Madrid.

    Por cierto, impresionante este último post, estoy ya buscando ofertas de vuelo Madrid- Cenote 🙂

    Un abrazo y buen viaje de vuelta!!!

  8. Las fotos son absolutamente increíbles, ¡aunque desde luego esto de los Cenotes no es para mí!

    Solo con ver las fotos ya me ha entrado cierto sofoco. No obstante, es increíble lo que me has hecho descubrir con tus últimos posts la belleza de México. Qué poco conocía del país!

  9. Hasta en fotografía submarina te luces!!!!
    No había oido hablar de los “cenotes” y mira que me parece raro estando en esa zona. Desde luego que es casi mejor que estén menos explotados, desde luego parece una pasada…

  10. Jose Louirdo, Madrid-Cenote ya! (si no, siempre se puede ir a Madrid-Cancún y un par de horas de bus!) 😀

    Monchoman, el cocodrilo es parte de la familia… 🙂

    Andrés Jarit, efectivamente, es alucinante. Imagínate en vivo!!

    Japogo, 🙂

    Víctor, jajaja… yo no lo quise pensar mucho por si acaso optaba por no hacerlo, pero al final mereció mucho la pena! 🙂

    Memoriadepez, claro, estas son rutas bástante populares, así que no hay mucho problema, las cosas malas vienen cuando te toca explorar por tu cuenta o te sales del camino. 🙂

    Alberto / Zumito, 🙂

    🙂

  11. Muy bueno el post, hermosas imágenes.

    Existen cientos de cenotes en Yucatán, cada uno tiene su propia magia. Hice un post en donde explico cómo llegar a los cenotes más hermosos de la península, así como algunas recomendaciones para disfrutar su recorrido al máximo.

    PD Si les gusta la aventura extrema no dejen de ir a las Grutas de Calcehtok, en las cuales recorres un conjunto de cavernas que en alguna época fueran cenotes….también hablo de ellas en el mismo post. ¡¡Que lo disfruten!!

    http://www.turisticoslugares.com/lugares-turisticos-de-yucatan/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *