El espectacular Tayrona. Colombia (II)

Colombia - Tayrona 02

Nos reíamos al atravesar los primeros senderos de la selva del Parque Natural de Tayrona, impresionados por la frondosidad de la selva sobre la que discretamente se había colocado un sendero de madera que indicaba el camino. Tampoco es que hubiera muchas más opciones. Fuera del sendero estaba todo tan enmarañado que era casi físicamente imposible perderse. Reíamos, decía, sin saber que unas horas lo estaríamos recorriendo de vuelta… y de noche.

Colombia - Tayrona 01

Colombia - Tayrona 04

Pero mientras tanto en aquellas horas de la media mañana, caminábamos entre roca, raíces y maleza, en uno de rincones naturales más importantes de Colombia. 108 especies de mamíferos (de las cuales 70 son murciélagos), más de 300 aves diferentes, 30 tipos de reptiles… y 400 especies de peces, 110 de corales, etc. Efectivamente, una quinta parte del parque Natural es área marina.

Colombia - Tayrona 03

Colombia - Tayrona 07

Fue algo que ya sabíamos, pero que descubrimos con sorpresa, cuando el azul del mar se vislumbró entre el verde de las ramas, desde lo alto de una colina. El recorrido prometía. Selva y playas vírgenes. Bueno, casi.

Colombia - Tayrona 08

Colombia - Tayrona 09

Desde un punto de vista estricto, si que eran vírgenes, porque salvo algún que otro merendero, y un par de campings no había edificios en la zona, pero se suele pensar (o lo mismo a mi me pasa) al hablar de playas vírgenes, en desiertas, abandonadas a la suerte del Robison Crusoe que pasé por allí. Si, acertaron. Demasiada imaginación.

Colombia - Tayrona 10

Colombia - Tayrona 12

Pero lo que no contaba era con la horda invasora. Los locales y autóctonos estaban desbordados. Los autobuses se habían apelotonado a la entrada del parque y las multitudes se lanzaban a su trozo de playa, cerca de los chiringuitos de jugos, listos a pasar un día (o varios) de playa y hamaca. De todas las fechas posibles, habíamos tenido que acceder al parque en plenas vacaciones nacionales.

Colombia - Tayrona 11

(J.C. Castresana creando)

Una auténtica pena, porque el guía nos comentaba que suele estar casi desierto la mayor parte del tiempo. Bueno. No era momento de quejarse, si no de sacar lo máximo del fantástico paisaje cuyo recorrido alternaba playa y selva, como si del Guadiana se tratase. Así, atravesamos la solana del Cañaveral, los recogidos y diminutos Arrecifes y llegamos hasta La Piscina, uno de los lugares más agradables para darse un buen baño, porque allí recogido las aguas no hacen olas grandes ni arrastran mar adentro.

Colombia - Tayrona 13

Colombia - Tayrona 14

Hago aquí un breve inciso, para comentar el nombre del parque, que se debe a los taironas, el grupo indígena que habita esa zona y que lo habitaba en mucho mayor número cuando llegaron los conquistadores españoles y los sometieron, al principio amigablemente, luego menos pacíficamente para acabar cortándoles la cabeza y descuartizándolos. Los que consiguieron sobrevivir internándose en la selva dieron lugar a otra etnia los Koguis, que sobrevive hoy en día.

Colombia - Tayrona 15

Volvamos a nuestro recorrido. Fue imposible completarlo, porque las horas corrían, el tiempo se nos echaba encima y además, negras nubes, hijas del bochornoso calor del día, empezaban a cubrir el cielo y amenazaban con verterse sobre nosotros de un momento a otro. No queda sino rendirse. Media vuelta. Nos esperaba un agradable paseo de vuelta en caballo.

Colombia - Tayrona 16

O tal vez no. Llegamos fuera del horario por veinte minutos y los jinetes y sus equinos amigos ya se habían vuelto a su hogar. Sin nosotros. Repámpanos. En una zona caribeña en la que todo se retrasaba hasta el infinito, comidas, desplazamientos y similares, habíamos llegado tarde. Irónico. Pero nos dejaba con todo el camino de vuelta por la selva y sin nuestro amigo el sol. Llegaba la hora de dilatar las pupilas, aguzar los ojos y recorrer el camino a golpe de luz de móvil y a golpe de raíces, ramas y derivados. Y salvo algún que otro momento en que podíamos habernos caído por algún agujero a vaya usted a saber donde, no hubo ningún problema. Vamos, normal. Normal. De hecho, fue una oportunidad fantástica de conocer la selva de noche, apareciendo enmarañada donde la luz la creaba para desaparecer instantes después. Alucinante.

Colombia - Tayrona 05

Colombia - Tayrona 06

Así que sólo dos consejitos para disfrutar este maravilloso enclave natural. Vayan en épocas no vacacionales y comiencen el regreso con tiempo, o en su defecto quédense a dormir en una de las hamacas del camping, que con el arrullo del mar se convertían en hotel de lujo.

Colombia - Tayrona 17

Parte del Minubetrip por Colombia
Y si, se pueden imaginar que no fue fácil hacer fotos casi sin gente. 🙂

17 comentarios en “El espectacular Tayrona. Colombia (II)

  1. Que lastima que perdieseis el paseo en caballo… Pero bueno siempre hay que ver el lado positivo de las cosas, así tuvisteis más tiempo de disfrutar de la selva y del camino de vuelta

    un saludo!

  2. Que chevere Ignacio que hayas visitado el Tayrona, uno de mis lugares favoritos del mundo… lastima que simplemente no te hayas quedado más, pues lo vale -y si, cuando no va tanta gente es mejor-… por cierto que más allá de la Piscina y el Cabo San Juan existen más caminos selvaticos, ruinas de ciudadelas Tayrona y playas bastante retiradas donde si se puede estar en absoluta paz y calma -o mínimo más de la que allí pudiste percibir-… ojalá te des un segundo tour en un futuro no muy lejano.

  3. Eso te iba a decir, jajajaja, ¿qué filtro le has metido para eliminar a la gente? 😛

    Espectaculares fotos, Ignacio, para variar, ¡seguro que lo habéis pasado de miedo!

    Un abrazo!!

  4. Muy buena pinta. Sinceramente creo que las playas vírgenes no existen (o al menos esas de nuestra imaginación, que me las imagino igual que tú). Me hace gracia cuando lees ese adjetivo en internet o “la Lonely”, solo te queda rezar para que sea un día con poca gente… 🙁

    Un abrazo!!!

  5. Raquel, eso, siempre hay que ver las cosas en positivo. 🙂

    Julian Arturo Buendía, si, todo eso nos lo comentaron, pero había tanta gente, que tardamos un montón en entrar en el parque, y nos fuimos retrasando todo. 🙁 Una pena, me encantaría volver con más tiempo.

    Alesi, claro 🙂

    Ku, el secretísimo filtro izquierdo, también conocido como “armarse de paciencia”

    Memoriadepez, jajajaja!! efectivamente!

    Anrafera, gracias!

    Vir, pues de otras veces, si. En esta tampoco es que estuvieramos quietos, ibámos tropezándonos con todo para llega al coche. 😛 😛

    Morfet, jejeje… si, el sitio molaba. 🙂

    Arnedo, un abrazo!

    🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *