(Comienza el maratón, que aún así, llegará tarde. Cosa que si tuviera la más mínima noción de puntualidad, habría hecho un 21 de Abril de 2010)

Abel Tasman 29

«Yo me las veré con Isengard esta noche, a roca y piedra. ¡Hurrarrum! Venid amigos. Los Ents irán a la guerra, aunque ello signifique nuestro final. La ultima marcha de los Ents.»

Las piedras y las conchas rotas se clavaban sin piedad en la planta de mis pies, mientras el efecto del agua helada, hacia tiempo que había sobrepasado la sensación de dolor. Fueron apenas 20 minutos cruzando descalzo el estuario, pero a esas horas, con el sol apenas asomando por el horizonte, solo me quedo terminar de cruzarlo para frotar con ansia cada pétreo dedo con la esperanza de que recobrara la movilidad. De todas las cosas que me podría haber olvidado… ¿porque habían sido precisamente las chanclas?

Abel Tasman 19

Abel Tasman 18

Abel Tasman 30

No me acusen de inconsciente. Haber esperado a que el sol subiera más en el horizonte y calentara la cala, habrán pensando algunas de vuestras mentes. Y no crean que no lo pensé, no, pero en el punto que me encontraba, sólo se podía cruzar el estuario dos veces al día, coincidiendo con la marea baja y está, fíjense ustedes, le dió por pasar a esas horas de la madrugada.

Abel Tasman 03

Abel Tasman 26

Abel Tasman 07

Fue quizás la única dificultad en un trekking de tres días por la costa Norte de la Isla Sur. Abel Tasman. 52 kilómetros bordeando el mar, caminando por bosques y cruzando playas, calas perdidas de aguas turquesas cristalinas, con en la única compañía de los pájaros y alguna que otra foca errante, que se acercaba a tierra firme desde los islotes cercanos.

Abel Tasman 21

Abel Tasman 22

Abel Tasman 09

Es uno de los trekkings más populares de Nueva Zelanda, por varias razones. La primera es que es relativamente sencillo. Llanea la mayor parte del camino y no hay que estar excesivamente en forma para disfrutarlo (si yo y mi barriga chorizero pudieron hacerlo sin demasiado sufrimiento, cualquiera puede, believe me). La segunda es que la zona es bien bonita, aunque muchas veces la frondosidad de los bosques no deje admirar el paisaje con toda la majestuosidad que se merece.

Abel Tasman 11

Abel Tasman 32

Abel Tasman 01

(Busquen al kiwi…)

De hecho, el trekking se ha vuelto tan popular, que ahora hay control sobre el número de personas que pueden visitarlo al día, con un máximo de una centena. Así se aseguran que la zona no se masifica ni se deteriora por las invasiones turísticas.

Abel Tasman 05

Abel Tasman 02

Abel Tasman 17

(¿Estrellas? Pues no… ¡gusanos luminosos en el interior de una cueva!)

De cualquier manera, el viajar fuera de la temporada alta hizo que apenas fueramos una decena de caminantes, lo que traducido y añadido al buen tiempo quiere decir: viajar fuera de la high season mola mucho.

Abel Tasman 16

Abel Tasman 08

Abel Tasman 27

No lo hice en esta ocasión y por falta de compañero/a de aventuras, pero otra de las maneras más populares de recorrerlo en en kayaks. A darle al remo y llegar a calas imposibles de alcanzar de otra manera. Acercarse a los animales. Cruzar el azul. Lo cierto es que una idea lo suficientemente tentadora como para repetirlo. No me lo negaran.

Abel Tasman 14

Abel Tasman 13

Abel Tasman 28

También agradecí el pasar tres días asilvestrado, que se quiera o no, rompe un poco la “rutina” de conducir cada día. Llenar el macuto de comida, un saco, linterna y ale, al monte. Como en mis años mozos de pañoleta, haciendo pequeñas rutas por España.

Abel Tasman 20

Abel Tasman 24

Abel Tasman 25

(¿Quién necesita una ducha si tiene el mar de buena mañana?)

Lo cierto, es que en mis ansias por ver la mayor parte posible de este país, no he aprovechado los grandes recorridos tanto como debiera. Quizás sea que inconscientemente me estoy obligando a volver. Vayan ustedes a saber los oscuros senderos de la mente.

Golden Bay 04

Golden Bay 02

(Te Waikoropupu Springs, lugar que clama – y creo que incluso podría ser cierto – tener las aguas más cristalinas del mundo)

Golden Bay 03

Completé la zona, con un par de días más llegando al Norte del Norte, esta vez a lomos del Canario, franqueando colinas, para llegar a lo más remoto, donde las olas se rompen contra el fin del mundo, donde todo tiene nombre de adiós, de playas vacías con las dunas invadiendo los bosques.

Golden Bay 08

Golden Bay 07

Golden Bay 12

Todo esto completa Golden Bay, un nombre que le hace bastante justicia, mucho más agradable que su primer bautizo como Bahía de los Asesinos según las propias palabras del mismo Abel Tasman, cuando perdió a varios miembros de su tripulación en un ataque local antes de poner pies en Polvorosa.

Golden Bay 05

Golden Bay 11

Golden Bay 15

Siguiendo la tónica neozelandesa, el paisaje, una vez más se conformaba de montañas, valles, colinas, playas y acantilados, subidas, bajadas, ovejas, aguilas y desafortunados possoms en el camino. Pero algo tendrá, algo, que sigue sin cansar. Que sigues haciendo kilómetros y kilómetros y queriendo parar cada poco, en ese afán de llevarte aunque sea en la memoria un trocito de esa tierra.

Golden Bay 09

No se queden con las ganas, aún hay más y más de Golden Bay y de los pasos y pasos por la costa de Abel Tasman.