(Post que resume tres visitas a la Ciudad de México y que aún así, llegó con retraso pues debería haberlo hecho un 6 de Octubre de 2010)

Mexico City 60

No podía ser. Contra todo pronóstico (el nuestro) el mítico Místico estaba mordiendo la lona. El combate final que cerraba la Copa Bicentenario se estaba volviendo una épica contienda entre él y su archienemigo: Volador Jr. Mientras el decrépito México Arena, todo un templo en esto de los combates de lucha libre se venía abajo entre el griterío del respetable, coreando cada pirueta, cada acrobacia y cada llave de sus gladiadores.

Mexico City 03

No podíamos negarlo. Estábamos arrastrados en el fervor del espectáculo. Deseando que Místico se recuperara en la segunda caída (donde caída se traduce como asalto) e igualara en encuentro. Coreando su nombre junto a la mitad del público y enfrentándonos a la otra mitad. ¡MÍS-TI-CO! ¡MÍS-TI-CO! ¡PU-TO VO-LA-DOR! Porra pati, pa tu madre, y que se la chingue nosequien y no se cuantas barbarides más que no hacían sino decorar el circo.

Mexico City 59

Porque de eso se trataba, de un circo. De divertir a la gente. De dejarles clavados en el asiento con un número de acrobacias, traiciones, venganzas y enemistades irreconciliables creadas a lo largo de los años que te metiera en la historia. Por supuesto que está todo amañado. Pero eso no es importante. Un libro, o una película ya tienen escritos y rodados su final cuando te sientas a leerlo o a verla y no por eso deja de ser emocionante. ¿Que pasará?

Mexico City 41

Pues que tras remontar la segunda caída, y tras una tercera llena de giros no apta para cardiacos, Místico, cayó presa de un backcraker en las garras de su adversario. También era mala pata, que sin conocer a ninguno y con un cincuenta por ciento de posibilidades de elegir al ganador, hubiéramos elegido mal. Así que guardamos discretamente las cintas para la cabeza que nos acreditaban como fan fatales del Místico y ale ale a circular que aquí no ha pasado nada.



(No se pierdan este video con el resumen de la tercera caía, para que se hagan una idea del espectáculo. Piruetas increíbles sin trampa ni cartón. Y si queréis más: video de la Primera Caída y Video de la Segunda Caída)

Fue el final de una tarde de batallas y combates. Algunos más serios que otros, otros que sólo tenían la finalidad de hacer reir, otros entre mujeres participantes exóticas venidas de otros lugares del mundo y mucho mucho más. Por allí pasaron nombres como Mr Niebla, El Rey Bucanero, Psicosis, Charly Manson, Olímpico, Brazo de Plata, Querubín Garza, Terrible, Virus, Dark Angel, Amapola, Skándalo, Guerrero Maya, Pegasso, Rey Cometa… os podéis imaginar. Eso sólo en una noche! Combates de tres contra tres, batallas relámpago… para coronar en la gran final. Épico.

Mexico City 17

Fue uno de los momentos más divertidos de la estancia en la ciudad de México. Una visita dividida en tres partes, en el corazón de un país, que sin embargo no se parece en nada al resto de ciudades ni lugares que lo componen. Empezando por que es monstruosamente grande. Añadiendo el área metropolitana ya rondan los 20 millones de habitantes. La tercera ciudad más grande del mundo tras Tokyo y Seúl.

Mexico City 58

Aún recuerdo cuando aún no había puesto pie en esta ciudad que arrastraba una fama tan mala que daba un miedo atroz. La ciudad de México. El DF. ¿De verdad tenía que pasar por allí? ¿No podía simplemente esquivarla? La Ciudad de México, no tiene, precisamente buena publicidad. ¿Vas a México? ¡¡Ten mucho cuidado!! ¡¡Allí secuestran a la gente!! A todos mis amigos les han robado. Es superpeligroso. Yo nunca iría. Estás loco.

Mexico City 42

Mexico City 40

Curiosamente y aunque la fama de la Ciudad de México (y de todo México) es bastante mala fuera de sus fronteras, muchas de estas frases no venían de extranjeros basado en historias que se oyen, que aconsejan y que demás. No. Vienen de los propios mexicanos, que en un ejercicio de reprocidad desaconsejan cualquier zona que no sea la suya. Los habitantes de México DF (los chilangos) se horrorizaban cuando decía que había pasado por Chihuahua y Sinaloa. ¡¡Tierra de Narcos!! Ellos nunca irían. Exactamente lo mismo que me decían los sinaloenses. ¿Al DF? Jamás. Es superpeligroso. Órale.

Mexico City 34

Mexico City 26

Y es esta espiral de desprestigiarse los unos a los otros, son los propios méxicanos los que venden una imagen fatal que no se corresponde con la realidad. Es una constante en los viajeros que pasan por el país con mucho recelo para encontrarse con que es muy tranquilo y lleno de gente afable, ambale y generalmente muy hospitalaria. Creo que está en la labor de los propios mexicanos el animarte, en lugar de desanimarte, a conocer su propio país. En mi propio caso, fue una carambola la que me hizo recalar en México pues con su fama, no lo veía como un destino muy apropiado.

Mexico City 29

Mexico City 28

Vamos a ver, entiéndanme, no es un mundo de rosas. México es un lugar con muchos problemas y estoy seguro que en la Ciudad de México suceden cosas horribles, pero no la considero más peligrosa de lo que puede ser Madrid o Londres, por ejemplo. Como bien decían los propios chilangos, al final todo se basa en “conocimiento de calle”. Andar con cuidado y hacer caso al sexto sentido ese que te dice cuando algo te zumba el sentido arácnido. Y si, se puede estar en el sitio incorrecto en el lugar incorrecto. Hay que vivir con eso o quedarse encerrado en casa.

Mexico City 36

Mexico City 21

La otra imagen mental que tenía de esta ciudad era la de una urbe insufrible, llenísima de gente, con elevadísimos niveles de contaminación, edificios claustrofóbicos y para ser sinceros, bastante horrible. Fue otra sorpresa comprobar que era bastante más bonita de lo que esperaba, con una zona centro cargada de edificios no demasaidos altos (de cuatro o cinco plantas) de piedra y colorines y en general bastante agradable de pasear.

Mexico City 31

Mexico City 32

Por que las calles son inevitablemente, una locura. Un caos de puestos de comida, de mercados y mercadillos, de iglesias, de gente de un lado para otro, tiendas de electrónica con lady Gaga a todo trapo al lado de taquerías desgañitándose con rancheras, autobuses decrépitos con los destinos escritos a mano sobre los cristales que se contraponen con un metro bastante decente por donde se amontonan también los vendedores ambulantes al grito de “10 pesos le vale, 10 pesos le cuesta” y por allí desfila de todo.

Mexico City 09

Mexico City 07

(Purificaciones aztecas. Sí. En serio)

Desde el que vende libros para aprender matemáticas, como el que vende un manual para rellenar facturas, como documentales (piratas claro) de la historia de méxico, con una recopilación de los méjores éxitos musicales de los 80 (o los del momento con lady Gaga) que van poniendo en un altavoz en una mochila a todo trapo, los que venden chicles, caramelos, obleas, pegatinas para los niños, cuadernos de colorear… todo esto pasando de vagón en vagón y a grito pelado. Joder. En Madrid sólo tenemos (o teníamos, que hace ya que no paso por allí) quién va cantando. Que poca variedad.

Mexico City 10

Mexico City 06

(Ehhh… esto… ammmm…. ¿seguro que quieres llamar así a tu negocio?)

Se apelotona la gente en los parques, unos para bailar, otros para correr, otros para jugar al ajedrez, otros para leer libros o charlar con el vecino, otros muchos para darse a los arrumacos románticos a cualquier hora del día. Está el que monta su cocina portatil y se pone a hacer tortas o quién monta un puesto de maquillaje para los niños con impresionante éxito. El que vende comida para las ardillas o los que te ofrecen fruta (con chile, claro), ferias del libro oficiales e improvisadas, librerías de esas de película, con poca luz y pilas y pilas de libros empolvados que darían horas de trabajo a cazadores de reliquias de papel… lo que viene siendo una ciudad con una arrolladora energía.

Mexico City 39

Mexico City 30

Aún así, me costó muchos días tomarle el pulso y hacerme con la propuesta de esta ciudad. Cogerle el tranquillo, vamos. Comparada con el carácter más relajado del resto del país, la Ciudad de México se me hizo tremendamente agresiva. Masas de gente de un lado para otro, prisas y carreras que hacen olvidar que no cuesta sonreír, maldición clásica de las grandes ciudades, donde uno ya no tiene tiempo para nada, donde todo tenía que haberse hecho ayer y donde mover a 20 millones de personas acaba con un tráfico tan denso que acabaría con la moral de cualquiera. Una gran ciudad, insisto.

Mexico City 37

Mexico City 04

Y una gran ciudad que ha visto tantos cambios en los últimos siglos que la han hecho irreconocible. Completamente remodelada. Sobre todo si tenemos en cuenta que surgió… en mitad de un lago. Allí llegaron los aztecas, a su isla intermedia, donde una señal divina en forma de águila comiendo una serpiente sobre un nopal indicaba el lugar elegido para fundar Tenochtitlán. A ello. Esto era 1325.

Mexico City 01

Mexico City 14

Pero hasta 1420 no comenzaba la gran expansión azteca que les llevaría a dominar gran parte de Mesoamérica. Un imperio que crecía y crecía mientras en Europa, los turcos conquistaban Constantinopla (ahora Estambul) y cerraban la comunicación entre el viejo Continente y China y la India. Maldición. ¿Y ahora como conseguimos nosotros todas estas cositas que nos gustaban a nosotros como seda, porcelanda y sobre todo especias? ¿Volverá la comida a saber sólo a comida?

Mexico City 16

Mexico City 20

Entre unas cosas y otras en busca de nuevas rutas con Oriente, con las Indias, llegó Cristobal Colón a América en 1492. Asumió que el mundo era redondo y por lo tanto sólo había que llegar por el otro lado. No contaba con encontrarse con un contienente en el trayecto. La confrontación entre ambos mundos era inminente, pero los aztecas aún habrían de esperar un poco más, porque Colón no llegó a tierra firme, si no a las islas del Caribe, concretamente en Guanahani a la que se renombró como San Salvador (en la Bahamas, no confundir con El Salvador).

Mexico City 11

Así los españoles se fueron quedando poco a poco en otras islas cercanas, las ahora Cuba, Puerto Rico, República Dominicana, donde no hicieron muchos amigos. Esperando encontrarse joyas, oros y tesoros con los que enriquecerse y quedándose con las ganas sólo les quedo esclavizar a la población (a falta de oro, buena es mano de obra gratis, debieron pensar), que inevitablemente acabó exterminada. Vaya. La mano de obra gratis no ha durado nada de nada. Y comenzaron a “importar” esclavos de África para trabajar esas tierrar, motivo por el cual casi toda la población caribeña es de ascendencia africana.

Mexico City 24

Mexico City 25

Pero el imperio se iba expandiendo y expandiendo y tras un par de expediciones por la costa no quedaba sino llegar a tierra firme. Desde Cuba partió un ambicioso Hernan Cortés, deseoso de tesoros, que llegaría a las costas en 1518. Cortés salió corriendo de Cuba porque no se llevaba nada bien con el gobernador y decidió no darle tiempo a que se lo prohibiera. Que lo hizo, pero Cortés ya estaba rumbo al Nuevo Mundo. Atención, que comienza la parte interesante y ojo que los aztecas apenas llevaban 100 años de expansión. Se avecinaba un final demasiado rápido para este imperio en alza.

Mexico City 47

Cortés llegó con sus hombres y para que no se hicieran líos ni tuvieran ideas de abandonarle, mando destruir todos los barcos con que habían llegado. Ahora amigos, ya estamos todos con el destino unido, para lo bueno y para lo malo. Y ahora, dejad de quejaros y vamos a conquistar lo que nos encontremos.

Mexico City 46

Mexico City 08

Fue avanzando, creando villas y ayuntamientos a su paso (por eso de ir haciendo historia) con el firme objetivo de llegar a Tenochtitlán. De sus previos escarceos y batallas acabó con una serie de esclavos entre los que estaba una mujer, Malitzin, la Malinche, que se convirtió en una de las amantes de Cortés al tiempo que hacía de interprete y los españoles hacían con ella un máster en tradiciones y cultura mesoamericana. Fue vital, pues así descubrieron que no había unidad en esa nueva tierra y que los pueblos estaban enemistados unos con otros y muchos con los Aztecas. Perfecto. Vamos a jugar al Risk y ha entablar alianzas, mientras nos interesen, con los pueblos que más odien a los aztecas y mientras tanto, seguimos avanzando.

Mexico City 56

Mexico City 54

Por otro lado, las supersticiones y leyendas jugaron en contra de los aztecas que pensaron que Cortés era el Dios y Sacerdote Quetzalcóatl, la serpiente emplumada, uno de sus dioses más importantes. Ay madre, que nos viene un dios, que miedo que miedo. ¿Que hacemos Moctezuma? Moctezuma Xocoyotzin, el emperador, tardó en reaccionar. Si hubiera organizado a todos los aztecas para repeler al invasor (junto con los pueblos aliados) probablemente la historia de Cortés habría sido otra, pero en cambio, intento impedir que llegara a Tenochtitlán mandando regalos: algo de oro y esas minucias. Craso error. Ahora si que habría que llegar cuanto antes a esa tierra llena de tesoros. ¡¡Acelerad el paso, muchachos!! ¡¡De esta no trabajamos más!!

Mexico City 50

Mexico City 49

El emperador aún atemorizado con la posibilidad de que fuera un Dios, les recibió con todo lujo en la ciudad. “Muchas gracias amigo Xocoyotzin, pero sabe que le digo, que mejor vamos a asegurarnos que no vayamos a tener problemas y le vamos a secuestrar a usted, así como garantía, ¿como lo ve?” Evidentemente daba igual como lo viera.

Mexico City 44

Mexico City 45

Y ahora los acontecimientos se precipitan. Más tropas españolas de parte del Gobernador de Cuba llegaban con la intención de detener a Cortés. Las comandaba un tal Pánfilo de Narváez. Cortés abandonó Tenochtitlán para detenerle y le hizo la jugada trece catorce: Sobornó y compró a todas las tropas de Pánfilo con joyas y oros, prometiéndoles muchas más en la ciudad si se unen a él. Los soldados, convertidos en mercenarios, aceptaron y Pánfilo se quedó como mierda puesta al sol, sin tropas y encarcelado. Jugadón. Punto, set y partido para Cortés y humillación para el adversario. De ahí la expresión de hoy en día de referirse como pánfilo a alguien bobalicón.

Mexico City 43

Mexico City 53

Cortés regresó a Tenochtitlán, pero allí las cosas no estaban nada tranquilas. Habían comenzado las revueltas, el pueblo estaba calentito y los españoles se habían decidado a masacrar aztecas. La situación se volvió tan insostenible que Cortés y sus amigos tuvieron que salir corriendo ante los ataques y las iras de los aztecas. Resultado, mitad de los españoles muertos, armas perdidas y gran cantidad de las joyas acumuladas en el fondo de lo canales y el lago. Los planes no siempre salen bien. Era la Noche Triste (para los españoles, claro).

Mexico City 57

Mexico City 27

Cortés preparó la reconquista con calma y al tiempo volvió a la carga y sitió la ciudad. Pero esta vez los aztecas estaban mejor preparados y resistieron las embestidas españolas. Sin embargo, los españoles no se habían llevado todo consigo. Habían dejado algo atrás en la ciudad. Viruela. Una enfermedad nueva para la que los aztecas no tenían cura. La población acabó diezmada y ahora sí, los españoles, los primeros es usar -aunque inconscientemente- la guerra bacteriológica, retomaban Tenochtitlán. Comenzaba a existir la Ciudad de México.

Mexico City 22

Mexico City 19

Y como tal comenzaron las remodelaciones y con ella la ciudad que vemos ahora. Los templos aztecas se destruyeron para utilizar sus piedras en la construcción de catedrales e iglesias. Era una manera de decir “nuestro dios es más fuerte que el vuestro, ya sabéis, convertíos al cristianismo a la de ya, que nadie quiere un dios flojucho”.

Mexico City 12

Mexico City 05

(Los pocos restos que quedan del Templo Mayor Azteca en primer plano con la Catedral para los que fueron usados al fondo)

Además por problemas con inundaciones se comenzó a drenar el lago, situación que a la larga se ha convertido en un problema. Sin las capas de agua que sostenían parte del suelo, la ciudad irremediablemente se hunde. Es algo visible en el centro, en los edificios antiguos cuyas plantas hace ya mucho que dejaron de estar horizontales. Las iglesias comienzan a tener sus torres como la de Pisa. las calles se arquean y no quedan muchas lineas rectas. Algunos puntos incluso se hunden 40 centímetros al año.

Mexico City 38

Mexico City 55

Son algunas de tantas historias que rodean a esta ciudad, donde ya apenas quedan vestigios de los que fueron los Aztecas. Algunas ruinas, muchas de ellas ocultas bajo nuevas iglesias y edificios de la que una vez fue, dicen, la ciudad más bella del mundo. Eso es historia, y la Ciudad de México sigue evolucionando muy a su manera. Dicen algunos de los que la conocen que ha mejorado mucho en los últimos años, que está más limpia que antaño y que cada vez es más segura.

Mexico City 18

Mexico City 02

Y tanto si gusta como si no, es parte de la historia de este gigantesco país, donde vive un veinte por cierto de su población y uno de los motores económicos de México. Visitarla resulta, por lo tanto, imprescindible.

Mexico City 52

(Y además, al final de todo… no somos tan distintos unos de otros 😉 )

Para todos los nuevos amigos y antiguos reencuentro que tuvieron lugar en esta ciudad: para Memo, Javi, Álvaro, Fátima, Alesi, María y Edas