A estas fechas, ya podemos asegurar, que como hijo no seguí lo planeado. Lo cual no quiere decir nada, ni es bueno ni es malo, pero siempre ha sido un alivio y una fuente constante de ánimo que me metiera en el charco donde me metiera, saltara al precipicio al que saltara, mi padre siempre tuviera un «adelante» preparado para mí. Él más que nadie sabe de esos momentos invadidos de pesimismo que no aparecen por aquí, cuando las cosas no salen bien y las adaptaciones a las locuras cuestan más de lo esperado. Y aún así, siempre ha sido esa remanso de paz al que ir cuando los pensamientos se atolondran y no saben muy bien por donde salir. Y aunque suene raro, sigo necesitando, aunque sea de una manera meramente moral, seguir escuchando ese «adelante» en cada nuevo proyecto en que me embarco. Así parecen más fáciles. Es para mí un orgullo, cerrar esta serie de artistas invitados, con mi artista preferido. Mi padre.

154_5483

LONDRES, TOKIO, UNA VUELTA AL MUNDO. HAY QUIENES DICEN QUE LLEGADA UNA EDAD ES HORA DE ASENTAR LA CABEZA. DECEPCIONEMOSLOS…

Leyendo el encabezamiento se me agolpan los recuerdos, cronológicamente desordenados, como relámpagos en una tormenta. Primeras salidas a la montaña en familia, con no demasiadas ganas de andar, primeros contactos con el extranjero, conociendo solo el español y asistiendo a un colegio donde las clases las recibías en francés y egipcio. A partir de ese momento decidimos que había que potenciar la enseñanza de un idioma que te permitiera comunicarte con el resto del mundo. Empezamos por el inglés, tú añadiste el alemán, surgió la posibilidad de un curso “ERASMUS” y aprovechaste la oportunidad para asentar tus conocimientos de la lengua germana, el inglés ya lo tenías bastante asentado, aunque tu estancia en Londres te mostrara que hay cierta diferencia entre hablar bien un idioma y dominarlo como un nativo.

Londres fue el comienzo del Blog, pero tus inquietudes acerca de tu destino en la vida creo que ya habían empezado antes, cuando solo frente al mundo, sin la protección del paraguas familiar y con los conocimientos de un idioma de cuatro años de academia, tuviste que organizarte la vida para aprender mucho mejor el alemán, para entender las clases y más importante, para poder examinarte oralmente en dicho idioma. Para mí ese fue el punto de despegue, sin vuelta atrás, para todo lo que ha venido después, Londres, Tokio, vuelta al mundo, y entre medias, escapadas a otros países una vez que descubriste los vuelos “low cost” y que una mochila podía ser suficiente equipaje.

Poco queda de aquel niño que casi había que arrastrar a la naturaleza y que ahora se la patea en cuanto tiene oportunidad, o del adolescente que fue capaz de hacer dos carreras, aunque ahora no las ejerza, pero que ahí están. Ahora solo veo al hombre que ha elegido su propio destino, que quiere convertir su pasión en su forma de vida y a ello se está dedicando en cuerpo y alma. Creo que el blog, estupendo por cierto, ha sido las semilla que has plantado, no se si ya pensando en el momento actual, pero espero y deseo que logres tus propósitos. Calidad la tienes. Espero que el resto del mundo la sepa apreciar.

Suerte.

Papá.

124_2438