More London 32

Ni que hubiera que justificarse, Londres se merece todas las visitas que uno quiera hacer, pero hace ya casi un año que pasé por allí por última vez, y aún me quedaban en el disco duro unas cuantas fotos llenas de morriña por unos días soleados. Londres puede ser muy miserable cuando los cielos plomizos y lluviosos se instalan impunemente y sin intención de moverse en esos días claustrofóbicos que solo piden dejar pasar las horas bajo el edredón o una manta en el sofá.

More London 31

More London 34

More London 33

Sin embargo, con el buen tiempo la ciudad vuelve a vibrar y hay un montón de paseos y de actividades al aire libre que descubrir. Una de mis recomendaciones suele ser los mercados del Este, un poco más allá del reconstruido y remodelado Spitafields, que sigue teniendo encanto y además está techado, cosa que te permite al menos llevarte un mordisco del shopping londinense.

More London 03

More London 04

More London 10

Pero el ambiente entre Brick Lane, Shoreditch y Hoxton no es solo para la noche y durante los fines de semana se inunda de gente. Es una excusa perfecta para un plan de media mañana. Pasear por calles inundadas de curiosidades y puestos de comida, parar a tomar un café al sol tibio y agradecido y recorrer sin cansancio las nuevas tiendas de diseño y tendencias. No está mal hacerse una idea de las tendencias que pueden surgir de Londres y sin duda la ebullición creativa del Este es una buena manera de hacerse una idea.

More London 06

More London 05

More London 08

Una de mis cosas favoritas era investigar que iba a pasar en la ciudad los fines de semana. Era un absoluto adicto al Time Out donde especialmente a partir de primavera todas las cosas que suceden en la ciudad son absolutamente inabarcable. Muchas de ellas festivales callejeros que mezclan tradiciones populares (que no tienen porque ser inglesas) con espectáculos. Muchas de ellas completamente gratuitas. Si alguna vez vais a Londres, echadle un ojo a la revista y podréis tener un buen break de las paradas clásicas en la visita a la ciudad.

More London 13

More London 15

More London 12

Así descubrí que justo detrás del Southbank había una enorme feria de chocolate que sería el más terrible de los castigos para los golosos, donde gran parte de vendedores y proveedores buscaban sin piedad ninguna el paladar de los pobres y sufridos transeúntes.

More London 14

More London 17

More London 16

Emprendedores españoles en plena feria del chocolate inglés. 🙂

O también un poquito más alejado del centro, uno de esos eventos que sacan a todo un barrio a la calle a simplemente pasárselo bien. El Kite Day de Streatham, ya convertido en una tradición anual en la que los vecinos quedaban para pasar un día con la comunidad con la excusa de hacer volar cometas.

More London 25

More London 26

More London 20

Si, una quedada masiva de cometas, muchas de las cuales nunca llegan a elevarse ni un palmo del suelo. Uno de esos días llenos de peques corriendo sin desánimo y sin éxito en su afán de elevar sus juguetes en el aire. Uno de esos días en que los padres acaban con los riñones doloridos de recogerlas del suelo e intentar que vuelen. Uno de esos días que juntan a toda la multiculturalidad de la ciudad en torno a la diversión. Uno de esos días que adoro.

More London 21

More London 24

More London 22

More London 23

Y si, además había competición oficial donde la exhibición de cometas gigantes te dejaba sin aliento, y cuando el viento soplaba favorablemente se dejaba todo, absolutamente todo, cervezas incluidas, para elevar las cometas en el cielo y llenarlo de colores. Genial.

More London 27

More London 19

More London 18

En mis días de Londinense adoptado, siempre acabé viviendo por el Oeste de la ciudad, en los aledaños de Hammersmith y Earl’s Court. No es una zona tan vibrante como el Este, es más tranquila y residencial y probablemente si no vivieras por allí no habría muchos motivos para arrastrarte allí, pero reconozco que tenía muchísimo encanto.

More London 38

More London 28

More London 29

No en vano eran muchos los australianos y neozelandeses los que la habían escogido para vivir. Cómoda, tranquila, con muchos jardines para hacer barbacoas (requisito imprescindible para los oceánicos) y también con el río a tiro de piedra. Y sí, aunque no muchos lo saben es uno de los mejores lugares para despedir la tarde. Con una buena hilera de pubs para agarrar tu London Pride antes de que anochezca.

More London 39

More London 41

More London 40

¿Será que al final estemos donde estemos, por muy grande que sea la ciudad, lo que nos gusta es la vida de barrio? Pues claro.

More London 42

Galería de fotos