Memorias de Kenia (III): Nakuru

Kenya - Nakuru 37

En la oscuridad de la noche nos rodeaban ojos. Bastaba con hacer una ráfaga con la linterna para verlos aparecer, blancos, reflectantes y sentirte en una película de miedo o de dibujos animados. Mientras, el campamento, bajo millones de estrellas permanecía impasible. La hoguera debía llamarles la atención tanto como mantenerles alejados. Los ruidos eso si, nos acompañarían toda la noche, pero para alguien como yo, de buen dormir y agotado tras el intenso día, solo me sirvieron de nana unos minutos antes de caer rendido.

Kenya - Nakuru 34

Habíamos llegado a Nakuru, uno de los Parques Nacionales más importantes de Kenia. Situado alrededor del lago del mismo nombre, me lo habían descrito con anterioridad como llegar a Parque Jurásico, no porque hubiera dinosaurios obtenidos a través de muestras de ADN en la sangre de mosquitos ambarizados, si no porque la cara que se te queda al entrar es la misma que la que ponían los paleontólogos Alan Grant y Ellie Sattler cuando se adentraban en el parque por primera vez.

Kenya - Nakuru 05

Kenya - Nakuru 11

Kenya - Nakuru 31

Kenya - Nakuru 28

Los animales se extendían junto al lago y de un vistazo se podían abarcar babuinos, cebras, gacelas, búfalos, rinocerontes, jirafas y algún que otro flamenco al fondo. Todo eso a simple vista, junto a decenas de aves y pájaros que mis nulos conocimientos ornitológicos hicieron que fuera incapaz de identificar y cuyos nombres identificados por el guía han sucumbido presa de mi mala memoria. Pero daba igual, mirases donde mirases la vida animal te rodeaba.

Kenya - Nakuru 08

Kenya - Nakuru 10

Kenya - Nakuru 13

Kenya - Nakuru 29

Y podías verlo, que es la gracia. Recordaba mis primeras inmersiones de buceo, donde podías ver más animales vivos que en ningún otro ecosistema. Esto sería el equivalente a bucear en tierra. Cuando vas a recorrer un bosque si tienes suerte ves un ciervo y te vas tan contento a casa. Aquí, en Nakuru, no sabía donde mirar para abarcarlo todo.

Kenya - Nakuru 18

Kenya - Nakuru 07

Kenya - Nakuru 12

Kenya - Nakuru 25

El parque víctima también de las recientes lluvias se mostraba inundado y la mitad estaba cerrado, no había caminos para pasar por ahí. Aunque claro, es algo que nos afectaba solo a nosotros. Los animales no parecían tener mayor problema con que hubiera más agua. Tan solo podían quejarse un poco los flamencos, que preferían el agua más salada del lago y tanta lluvia la había endulzado demasiado, así que muchos habían optado por irse a otros lagos y no pudimos ver ese espectacular manto rosado que cubre el lago en sus épocas de esplendor. No se puede ganar siempre.

Kenya - Nakuru 15

Kenya - Nakuru 16

Kenya - Nakuru 30

En cambio, el parque brillaba de lo verde y bonito que estaba. Desde los miradores se veía sus enormes dimensiones, contrastando el azul con la luminosidad de árboles y praderas. Eran los últimas horas del día, donde habíamos podido entrar tras hacer acopio de provisiones en la propia ciudad de Nakuru (toda una experiencia en si sola) y la luz nos iba abandonando mientras llegábamos a la zona de campamento, donde aún nos quedaría algo de tiempo para cruzarnos con un chacal y una familia de jirafas. Era un no parar.

Kenya - Nakuru 17

Kenya - Nakuru 20

Kenya - Nakuru 19

El campamento se montó rápidamente, a la luz del camión y antes de que nos diéramos cuenta ya estábamos cenando al calor de la hogera, iluminados por las lámparas de queroseno y con las estrellas por techo. La excusa para abrir una cerveza y capitular el día a la vez que nos interesábamos por la complicada logística de montar un viaje así, permisos, las dificultades que tienen cada vez que tienen que cruzar la frontera con Tanzania (algo relativamente común en estos viajes que unen Kenia y Tanzania) y como en África nuestra lógica no siempre lo es. O al menos hay muchas maneras, “lógicas” según quien mire de entender el mundo.

Kenya - Nakuru 09

Kenya - Nakuru 26

Kenya - Nakuru 33

No había amanecido cuando ya estábamos en pie para recorrer la parte Sur de Nakuru. Nunca se sabe, pero a esas horas de la mañana teníamos la posibilidad de ver algún que otro animal, más esquivo durante el resto del día. Sacrificar horas de sueño estaba plenamente justificado aunque nos volviéramos con las manos (y las cámaras) vacías. Aún así, lo que nadie podría quitarnos sería el amanecer (bueno, las nubes si podrían, pero estaban a otras cosas esa mañana).

Kenya - Nakuru 21

Kenya - Nakuru 22

Kenya - Nakuru 23

Entonces fue cuando pudimos ver al esquivo rinoceronte negro entre la maleza. Su cuerno más afilado y la forma de su cabeza lo delataba. No quedan muchos ejemplares en el mundo, está ampliamente amenazado y verlo siempre es un reto, o quizás sería más correcto decir un regalo. Nos miró entre curioso y temeroso durante un rato antes de darse a la fuga. Momentos más tarde empezaba a despuntar el sol.

Kenya - Nakuru 36

Kenya - Nakuru 24

En realidad, ni el rinoceronte negro, ni el blanco (más sencillo de ver) son de esos colores, ambos son grises, aunque el negro sea ligeramente más oscuro. El problema de los nombres vino de un error de entendimiento que confundió “wide” de ancho con “white” de blanco. El rinoceronte blanco, tiene el labio y la forma de la cara mucho más cuadrada, rectangular, lo que le da ese aspecto “wide” o ancho. Los primero que lo documentaron lo malentendieron por “white” y ya creo que será demasiado tarde para cambiarlo a estas horas.

Kenya - Nakuru 35

Pero a nosotros se nos acababa el tiempo en Nakuru. Era la hora de volver al campamento, recoger todo, desayunar con el sol recién amanecido y abandonar el parque para dirigirnos a uno de los puntos más icónicos e importantes de Kenia. El mítico Masai Mara.

Kenya - Nakuru 32

Parte del Minubetrip por Kenia | Más info: Ratpanat | Galería completa de fotos

13 comentarios en “Memorias de Kenia (III): Nakuru

  1. Richard, muchas gracias!!

    Machbel, pues te hice algo de caso y me compre un duplicador, así que llevaba el 70-200, que me llegaba a un 400 f.5.6 🙂 (muchas veces se queda corto, pero para eso están los megapixeles… jajajaja)

  2. ¡Espectacular!

    Que bonita forma de narrar, las fotos son tan reales que parece que estoy ahí, que belleza ver tanto animal junto y que lejano me parece Africa, es como un sueño estar ahi.

    Es un deleite leerte.
    Abrazote.

  3. Durante unos minutos hemos estado en Kenia. Sumergidos en la verdadera naturaleza, en el verdadero mundo. Muchas gracias. Espero que El Barco nos lleve algún día hacia allí.

    Mono y Zé Pequeña al habla.

  4. Felicidades Ignacio.
    Las fotos son preciosas, y por supuesto, el marco es impresionante. Gracias por compartirlas con todo el mundo y animar a la gente a conocer estos lugares tan extraordinarios.

  5. Que belleza!!!

    Creo que voy a “robarte” con permiso alguna fotillo para enmarcarla en grande y ponerla en la habitación del monstruo de la casa!!

    Cómo siempre no pierdes ni en calidad fotográfica ni narrativa, al contrario… vas ganando!!! ^^

  6. Hola ! he llegado a tu blog gracias a un listado de los mejores blogs de El Pais y sin duda me ha dejado sin palabras. No entiendo mucho de fotografía, solo puedo decir que me has dejado sin palabras.
    Yo realizo un blog muy casero, pero con muchas ganas de fomentar el turismo de mi terra , Palencia, sería un honor enseñarte la zona y que puedas realizar un reportaje fotográfico. Saludos
    http://www.turismodepalencia.wordpress.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *