San Sebastián es una ciudad preciosa, que enfrentada al Cantábrico y recogida entre montañas, tiene en sus playas gran parte de su encanto. La Concha, Ondarrieta y Zurriola, con sus tremendas olas desgranándose en blanca espuma y sus azules aturquesados son inolvidables.

Así la recordaba y así seguía siendo cuando la volví a encontrar. Lástima que su imprevisible tiempo te haga salir siempre con un chubasquero, no sea que toque correr a buscar amparo entre las casas y soportales más cercanos (y con más cercanos me refiero a unos cientos de metros, suficientes para que un cuerpo salchichero a la carrera acabe caladito).

San Sebastián 12.jpg

San Sebastián 10.jpg

San Sebastián 26.jpg

San Sebastián 24.jpg

San Sebastián 09.jpg

San Sebastián 25.jpg

Teníamos buena excusa para reunirnos, aunque nunca hemos necesitado de ninguna para pasar unos días juntos, y es que además de celebrar que el amigo Eduardo terminó su tesis (y nos consta que con mucha sangre y sudor), el panorama de atiborrarnos a pintxos, sidra y similares, nos atraía como la miel a las moscas. Irremediablemente.

San Sebastián 19.jpg

San Sebastián 15.jpg

San Sebastián 17.jpg

San Sebastián 06.jpg

San Sebastián 02.jpg

Capital de Guipuzkoa, Donosti, con un aire de Belle Époque en muchos de sus edificios emblemáticos, al tiempo que conserva el encanto del Antiguo y la parte vieja es un sitio para disfrutar. Aunque los disfrutes, los pintxos y el resto de celebraciones tendrán su huequito reservado y hablaremos de ellos, este post es para dar un paseo por sus calles y siempre mirando al mar, perderse en sus azules.

San Sebastián 23.jpg

San Sebastián 21.jpg

San Sebastián 22.jpg
El resto de detalles, aquí.