15 comentarios en “Por fín te encuentro…

  1. – ¿Y tú?
    – ¿Y a tí que te importa?
    – Joder, que te habías llevado las llaves de casa y me he empapado bajo la lluvia, esperándote en la calle!
    – Haberte traido paraguas…
    – Tú eres gilipollas?
    – Ese no era tu apellido familiar?
    – Mira, no tires por ahí que me enciendo!
    – Pues mal asunto, así empapado no vas a prender.
    – Cada día te pareces más a la bruja de tu madre!
    – Maldito burro! Aléjate de mi vista!
    – Sabes qué? Que me vas a perder del todo de vista!
    – Pues adiós muy buenas! lo nuestro ha terminado!

    ….¿y por qué no desamor?

  2. Jajajaja… o un encuentro fortuito. O una regañina! 🙂

    Me ha encantado el comentario de Oria!!! jajajaja!!! 😀

    Marcoiris, es cerca a la puesta de sol, creo que quedaba como una hora para que se pusiera… asi que muy similar… 🙂

  3. Oria, ¿y por qué no puede ser positivo el modo en que termino el encuentro yo? Imagina que para los dos protagonistas lo es, sin ellos siquiera saberlo.

  4. Esto se pone de lo más interesante. Voy a por palomitas!

    Doctora Oria, tiene usted la palabra, recuerde que sólo dispone de 59 segundos para responder.

  5. Japogo decir que cada día te pareces más a la bruja de tu madre es super positivo. Es como aquel alcalde que dijo que hijo de puta es un adjetivo muy coloquial y usado en su comarca.

    Sorry por el retraso. Ignacio, la próxima vez que se me convoque a un duelo avisa. Que con esto del recién aterrizaje no paro…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *