(Este post debería haberse escrito el 2 de Octubre de 2009, ligerillo retraso que puedo achacar sin demasiada vergüenza a la falta de electricidad en mis posteriores paradas)

Angkor 55

Las 200 caras pétreas de Jayavarman VII me miraban sonrientes, entre curiosas y desafiantes mientras los primeros rayos del sol empezaban a trazar suavemente sus facciones. No tenía demasiado tiempo antes de que las hordas de turistas las empezaran a invadir, pero allí, en medio de las ruinas del Bayón, en el corazón de Angkor Thom, estaba yo. Y estaba sólo.

Angkor 39

Angkor 41

Angkor 51

Angkor, las ruinas de los templos de Angkor que sobresalen de entre la jungla, culminación de la grandeza del imperio Jemer, orgullo de Camboya. No en vano, es parte de su vida y su mentalidad. Si pudimos construir Angkor, podemos hacer cualquier cosa. Nacimos demasiado tarde… si hubiéramos nacido antes habríamos sido nosotros y no nuestros antepasados los que hubiéramos levantado estos templos.

Angkor 36

Angkor 17

Angkor 35

Lamentablemente la finalización de estos templos en el siglo XIII también supuso el comienzo del declive de los Jemeres, su imperio, antaño glorioso y poderoso, se empezó a resquebrajar y acabó quedándose en nada. Pero los templos se quedaron y siguen allí hoy en día. La octava Maravilla del Mundo. Abandonada por el hombre y vendida a la naturaleza que, celosa, la tomó como suya. Y ahora piedra y árbol, rocas y raíces, se entremezclan creando ese lugar perdido, donde es fácil sentir el asombro del explorador que lo descubrió por primera vez.

Angkor 16

Angkor 15

Angkor 08

Había llegado para quedarme. Lo sabía. Y salvo tifones imprevistos, aproveché mi pase de unas semana entre sus restos. El tiempo, en cambio, se resistió a acompañarme hasta el último día, cuando ya me había llegado a la aceptación de que no sería esta ocasión cuando lo viera iluminado por el sol, ni cuando pudiera ver un aceptable amanecer tras la silueta del inmenso Angkor Wat. Una vez más me había desesperado antes de tiempo.

Angkor 54

Angkor 38

Angkor 22

Motos, tuk-tuks, bicicletas, furgonetas, algún minibus y algún que otro coche, circulan animadamente durante el día por las calles, acortando las distancias entre templos para los viajeros. Y es que Angkor es inmenso. Descomunal. Sólo el recorrido por la periferia de su zona central ya roza los 30 kilómetros. Y si además se quieren visitar otros complejos, cómo los Rolous o los aún más lejanos Bantey Srei o Kbal Spean, ya tenemos juerga para unos cuantos días.

Angkor 33

Angkor 11

Angkor 09

Angkor 06

Pero rindiéndonos a la evidencia, los centrales son los más espectaculares, o al menos lo fueron para mí. No sólo los rostros de Bayón, si no los gigantescos árboles de Ta Phrom, los laberintos de Preah Khan, el camino hasta el oculto Phnom Bakheng, las rocas perdidas en el corazón de Angkor Thom…

Angkor 29

Angkor 32

Angkor 50

Angkor 37

La historia comenzó en el siglo IX a.C. cuando el rey Jayavarman II declaró la independencia de Camboya de Java y estableció su capital al norte del lago Tonle Sap. Se autodeclaró “Monarca Universal” (porque el lo valía) y empezó a construir templos que simbolizaban el monte Meru, un monte de la mitología hindú centro de todos los universos y residencia de los dioses.

Angkor 01

Angkor 02

Angkor 19

Claro, los reyes que llegaron después dijeron que eso estaba muy bien, pero que ellos eras más grandes, más guapos, más fuertes y más de todo, así que siguieron construyendo más y más templos cada vez más impresionantes durante 300 años, creando el área religiosa más grande del mundo. 3000 kilómetros cuadrados. Casi nada, si lo comparamos con los 150 kilómetros cuadrados de la ciudad Maya de Tikal (Guatemala) su más próxima perseguidora.

Angkor 18

Angkor 20

Angkor 13

Lo más interesante de todo esto es que Angkor había permanecido oculta en la sombra de la jungla hasta hace unos 150 años (!!), cuando fue re-descubierta por los franceses, que empezaron la labor de devolverla al mundo y comenzaron a restaurarla. Parece ser que situada donde estaba situada a los ya decadentes amigos Jemeres les caían palos por todos lados de los ejércitos colindantes y decidieron abandonarlo para restablecerse en Phnom Penh que además estaba mucho mejor situada para comerciar (o esa es la versión oficial).

Angkor 14

Angkor 12

Angkor 46

De cualquier manera, los franceses se pusieron manos a la obra y utilizaron un método de restauración llamado anastilosis, que viene a ser desmontar completamente el templo renqueante para reconstruirlo como se merecía. Se separaba piedra por piedra, se marcaban, se analizaban y con todo el cuidado del mundo se procedía a la reconstrucción.

Angkor 34

Angkor 24

Por si este trabajo no fuera lo suficientemente complicado, con la llegada de la I Guerra Indochina entre franceses y vietnamitas, el trabajo se paró, muchos de los planos se perdieron y ahora todavía quedan templos desmontados a pedacitos en los que se considera el puzzle más grande del mundo.

Angkor 10

Angkor 40

Aún así, con la llegada del turismo y unos dos millones de visitantes al año, Angkor lleva ya tiempo recuperando las obras de reconstrucción, que si bien en muchos casos son de supervivencia para evitar que los edificios se colapsen, en muchos otros ya se empiezan a ver caras limpias en los templos. Sólo puede mejorar.

Angkor 30

Angkor 25

Angkor 26

Y sí, tiene muchísimo turismo, pero hay tanto que ver, que puedes perderte fuera de los templos más turísticos. Además, dado que la mayoría de los grupos (especialmente los masivos de japoneses) vuelven a la ciudad de Siem Riep a desayunar y a comer, estas horas son especialmente interesantes para tenerlos casi por completos para uno. Y eso siempre se agradece.

Angkor 53

Angkor 42

Tuve además la enorme suerte de tras muchas cábalas, hacer coincidir la visita (al menos durante unos días) con los inigualables Jaime, U2K y Pierre Nodoyuna, lo cuál incluye no sólo la alegría de verte con amigos en la otra parte del mundo si no además las inevitables puestas al día entre cafés interminables con infinidad de batallitas por todos los bandos. No hay nada como los reencuentros.

Angkor 03

Y para los que estéis pensando en visitarlo… ni una sola duda. Llega el momento de sacar el látigo, ponerse el sombrero y adentrarse en las ruinas. ¡Indi Raider a vuelto!

Angkor 27

Más fotos escondidas entre ramas, sobreviviendo al húmedo calor tropical, aquí.