(Post que debería haber llegado a sus pantallas amigas un tal 6 de Noviembre de 2009)

Chiang Mai 40

Chiang Mai brillaba. Sus relucientes dorados en estupas, adornos en los templos e incontables budas le daban luz propia. Perderse por sus calles era una gozada. Una de las ciudades más importantes de Tailandia y apenas cuenta con 150.000 habitantes. Qué lejos y desproporcionada se ven los 8 millones de habitantes de Bangkok, la megalópolis, la capital del Imperio. Chiang Mai es por tanto, mucho más manejable, mucho más la Tailandia más disfrutable. Aún así, como bien me apuntaba el amigo Pierre, comparado con Vientiane resultaba en una ciudad incluso estresante. Así es la vida, damas y caballeros, busquen lo que quieran que sea, que siempre podrán encontrar lo que avale su teoría.

Chiang Mai 15

Chiang Mai 16

Chiang Mai 18

Son muchos los que se pasan por aquí, sabiendo que es la escuela de Tailandia. Muchísimos monjes dispuestos a explicar su mundo a los extranjeros a cambio de unas dosis de inglés, cursos de cocina tailandesa, de masajes, de Muai Thai, hasta cursos de adiestramiento de elefantes.

Chiang Mai 22

Chiang Mai 20

Chiang Mai 01

Chiang Mai 02

Y casi todo, a una distancia abarcable caminando entre casas bajas, calles estrechas y templos (lo de los elefantes, por si quedaba alguna duda, NO está a una distancia abarcable a pie).

Chiang Mai 38

Chiang Mai 23

Chiang Mai 37

Tuve la suerte, de llegar unos días antes del Loi Kratong, con lo que la ciudad se estaba preparando para el gran evento, así que tenía un pulso especial, ansioso y con ganas de agradar, pero estoy seguro de que si hubiera llegado en cualquier otra fecha me habría encantado igual. ¿Que tendrán estás ciudades de corte más relajado que me están atrapando más de lo que yo esperaba? ¿Me hago mayor? ¿Necesita mi alma de guerrero un descanso?

Chiang Mai 10

Chiang Mai 09

Chiang Mai 17

Quien sabe, mis queridos hobbits, pero a nadie le amarga desayunar al sol en un jardín tropical, darse un paseillo, coger la moto para subirse a una montaña, pasear por las tardes en la temperatura justa, escuchar todo tipo de música en vivo, observar el mestizaje de la gente, donde hay mucho falang que llegó, le gustó y se quedó. Lo dicho. Atrapa. Ándense con ojo.

Chiang Mai 12

Chiang Mai 14

Chiang Mai 29

Chiang Mai 21

Con respecto al tema de los templos, mi cerebro ya empezaba a dar muestras de agotamiento por aquel entonces (días después en Sukhothai y en Ayuthaya ya se disolvió, pero a eso llegaremos en el próximo episodio) todavía tenía la paciencia de sorprenderme por la inmensa cantidad de detalles que destilaban, así como por lo rococó de sus altares, que buenamente podrían haber salido de alguna buhardilla de casa de los abuelos: fotos, estatuillas, adornos, un pequeño desván si me permiten el atrevimiento.

Chiang Mai 26

Chiang Mai 25

Chiang Mai 07

Yo aproveché para hacerme el trekking básico que ofertan absolutamente todos los alojamientos, bajo el “monopolio” de la misma empresa, que consistía en un paseillo en elefante (bastante regulero), una caminata bastante chula y aunque no excesivamente larga si que tenía unas cuantas cuestas peloteras en las que el picante de los curris se quema a base de bien, para acabar durmiendo en una aldea de esas que aunque ya está preparada para hacer de parada turística día a día, se sigue alumbrando a base velas, con agua corriente a base de cubos y con la noche al arrullo de la leña, que hizo sentirse útila a la ropa de abrigo por primera vez en meses.

Chiang Mai 27

Chiang Mai 31

Chiang Mai 30

El segundo día lo completaban un paseo igual o más agradable (me abstendré de decir que este sí era cuesta abajo), acompañado de un rafting tremendamente divertido por aguas bravas y bastante caudalosas y un rafting bastante aburrido en una balsas de bambú. Lamentablemente y a pesar de mi más que evidente sangre de temerario con la cámara, no me atreví a meterme con ella en el rafting, así que tendrán que creer mis palabras y dejarse llevar por la imaginación.

Chiang Mai 33

Chiang Mai 35

Chiang Mai 34

Queda Chiang Mai por lo tanto, como una excelente estación base para descubrir el norte de Tailandia, aprovechar para recorrer los montes de la zona, con pequeños reductos como Pai para los que gusten de aún más relax. Y para los que tengan curiosidad, que sepan que fue por ahí, por esa misma zona (kilómetro más arriba, kilómetro más abajo) por donde aparecieron lo que podríamos considerar primeros Tais.

Chiang Mai 39

Chiang Mai 24

Chiang Mai 04

El reino Lanna, del que se separaron en algún momento los habitantes de Laos y nunca quedó claro quién de quién. Y es que si la historia contemporánea ya es complicada, no quieran ni imaginarse la que tenían montada por aquí hace unos siglos. Si. Si me aclaro, en breve también.

Chiang Mai 19

Más fotos, con un agradable aire fresco, aquí.