Brunei 13

El Sultán se llevó las manos a la cabeza. “Malditos Españoles. ¿Pues no me acaban de arrebatar Filipinas?” Era 1571 y era el fin de la edad dorada de Brunei que abarcaba el norte de Borneo y Filipinas. Se le complicaban las cosas a este y sucesivos sultanes que a lo largo de los siguientes siglos vieron como su imperio se reducía, reducía y reducía, esta vez de manos de los ingleses, y en el siglo XIX apenas quedaban dos pequeños territorios inconexos al norte de la isla.

Brunei 19

Brunei 11

Hasta los ingleses aceptaron que se habían pasado. “My dear Sultan. Que le hemos ido comiendo terreno entre pinta y pinta y se han quedado en nada. Mire. Les vamos a poner bajo nuestra protección”. Y probablemente no se pusieron ni colorados. ¿Protección? ¿De quienes? ¿De ustedes los sirs, no?. «Hombre. no sólo de nosotros, my dear sultan. Mire, por ahí vienen los japoneses con ganas de llenar esto de izakayas».

Brunei 02

Y los japoneses llegaron, arrasaron, se quedaron, los americanos les bombardearon nuclearmente, se rindieron y se fueron. Los ingleses puestos en evidencia, no pudieron mantener el control de esta zona mucho más. En todo este proceso se estaba gestando ese nuevo país hecho de retales que se llamaría Malasia y donde Brunei debería entrar a formar parte.

Brunei 09

Brunei 06

Pero miren ustedes, que casualidades de la vida, se encontró Petróleo en Brunei. Y esto, amigos, cambio toda la jugada. Mis queridos malayos, que dice el Sultán que ahí se quedan, que sois majos y tenéis buenas playas, pero esto no se comparte. El petróleo se queda en casa.

Brunei 15

Los petrodólares comenzaron a fluir y Brunei dejó de preocuparse del mundo… y así llegamos al día de hoy, en uno de los países más ricos del mundo (sin aparentarlo) y vendiendo petróleo a Japón. Las vueltas que da la vida, Hatoyama-San.

Brunei 12

Brunei 05

Sería lógico imaginarse las calles de Bandar Seri Begawan, la capital, como opulentas, majestuosas, mostrando el poderío del oro negro (tal y como yo me imagino la excesiva Dubhai), pero hay muy poco de prepotencia en este calmado y minúsculo país.

Brunei 10

Brunei 03

Sí. Vale que el sultán tiene una colección de más de cinco mil coches de lujo (con alrededor de 500 Rolls Royce), un palacio con 1788 habitaciones (y 257 cuartos de baño), un boeing 747 privado con muebles bañados en oro y tropecientas excentricidades más, pero por otro lado ha intentado repartir ligeramente esta riqueza entre la población y toda la educación y sanidad para la población es gratuita, así como el comercio que está libre de impuestos. Algo es algo.

Brunei 17

De cualquier manera, no es único rico del país. Son muchos los que ganaron la lotería con el descubrimiento del petróleo, tanto que por ejemplo el sistema de transporte público no es demasiado bueno… porque no lo usa demasiada gente. Así, si un conductor de utilitario te ve esperando en una parada de autobús, se para, y si vas en la misma dirección te lleva. Al mismo precio que el autobús. Que los negocios son los negocios. No es nada personal.

Brunei 08

Brunei 14

Todo gira alrededor del Sultán y su palabra es ley. Vamos, porque no queda otra. La palabra democracia se puede encontrar si se mira en algún diccionario. Total, si llevan ya seis siglos de monarquías absolutistas, tampoco va a ser ahora el momento de cambiar, ¿no? Además si hubiera que votar habría aún más lío, porque a las mujeres ni siquiera se les contempla ese derecho. Lógicamente la libertad de prensa no existe.

Brunei 07

Dado que el sultán abraza la religión islámica, es la religión oficial del país. No busquen alcohol, ni cerdo. No lo hay. A menos no legalmente. Hay iglesias y templos budistas, pero abundan las mezquitas, cuyos rezos, emitidos por los altavoces a primera hora de la mañana y al atardecer inundan las calles. Lo de despertarme (o que me despierten, mejor dicho) no lo llevaba del todo bien, pero he de reconocer la belleza de ver un atardecer mientras el aire se llena de versos del Corán recitados por el imán.

Brunei 20

Brunei 16

Extraño y peculiar lugar donde la gente ha vuelto a demostrar su amabilidad, curiosidad y hospitalidad conmigo como sólo lo han sabido hacer en la vecina Malasia (mayoritariamente islámica también) y he acabado en ocasiones compartiendo té y pasas invitado por desconocidos. Que lejos se ve algo así en Europa. Tristemente.

Brunei 04

Aparte de eso no he encontrado más excusas para quedarme más días. No había demasiado que ver, ni demasiado que hacer. Esta pequeña burbuja en medio de Asia no daba para mucho más con que calmar mi curiosidad.

Brunei 01

Me despedí de Brunei está mañana, para volver por enésima vez en este viaje a Bangkok. El inevitable retorno. Aquí, en Tailandia, pasaré Navidades y me despediré de este 2009 que tan buenas sorpresas me ha dado. Aquí se quedan los posts hasta el año que viene y desde aquí, horas antes de disfrutar de los manjares que se puedan encontrar para combatir a los recuerdos de gambas, cabritillo, cochinillo, jeta, calvotes, jamón serrano, queso manchego y otras delicias con que se adornan estas fiestas, os deseo que las paséis en grande y que no os permitáis duda alguna de que el 2010 será aún mejor.

¡¡Felices fiestas!!

Brunei 18

Inevitablemente, para todos con los que este año, por primera vez, no podré compartir ni turrón, ni comilonas, ni inmejorables momentos.