(Siguiendo mi habitual retraso, este post debería haber sido escrito y publicado el 24 de Agosto de 2009)

Sapa 33

Nos acostumbramos rápidamente a que las respuestas no tenían porque mantener ninguna relación con las preguntas que formulábamos. Esta descordinación fruto de las limitada comunicación mezclada con un poco de “voy a lo mío” y aderezada con muchas sonrisas se está convirtiendo en nuestro día a día en Vietnam.

Sapa 28

Sapa 25

Sapa 17

Por primera vez y sin ser fruto del azar, no viajaba sólo. Modesto y Angélica (dos clásicos de algunos de los viajes de este blog) se habían cruzado el mundo para pasar unos días conmigo sin importar por donde pasara.Hay lujos que no se pueden explicar con palabras. No serían los únicos que nos alcanzarían pero mantendré el secreto un poco más.

Sapa 01

Sapa 19

Sapa 26

Sapa 24

Hanoi se quedaba en una caótica imagen tras la ventanilla del taxi. Corríamos lo más rápido que nos permitía en incesante mar de motos intentando alcanzar la estación de tren. El objetivo era llegar a tiempo para encontrar billete y sitio en el tren nocturno hacia Sapa en el Norte de Vietnam, hogar de algunas de las minorías étnicas del país que viven en las montañas plagadas de arrozales que atrapan a las nubes del cielo.

Sapa 31

Sapa 29

Sapa 11

Así cómo todas referencias apuntaban que el país es realmente bonito, al hablar de seguridad no se leen demasiadas cosas buenas de Vietnam y especialmente de Hanoi, su capital. Los timos a los turistas son de todas las formas y colores. Desde taxistas con taxímetros trucados o que te llevan a sitios que nos has pedido hasta hoteles o agencias que han copiado nombre de otro más conocidos para atraer a los más incautos. Uno llega en un estado de tensión permanente. La parte buena es que uno viene más o menos entrenado de Bangkok. Otro paraíso para estafadores profesionales (de los que ya hablaré en su momento, ¿alguien más tiene cierta antipatía por los infames tuk-tuk?).

Sapa 27

Sapa 30

Ninguno de los horarios de los trenes a Sapa coincidían ni con la información chequeada en Internet un día antes, ni mucho menos con los datos que venían en la Lonely Planet, pero en cambio existía otro una hora más tarde del que pensábamos que sería el último y tras una noche en el tren cama y aire acondicionado, llegábamos a Lao Cai para enganchar el último trayecto a Sapa en minibus.

Sapa 03

Sapa 02

Sapa 14

Sapa 16

Sapa 21

Tenía la personalidad de un lugar que está explotando turísticamente pero al mismo tiempo está cargado de los colores de sus tribus. Hay cierto encanto en verlos pasear por las calles, cargados de productos de sus poblados y aldeas para venderlos en los mercados pero muchos han descubierto que el turismo puede ser un negocio mucho más rentable y acosan (y acoso puede ser un verbo bastante benevolente) a los turistas hasta que los más débiles de voluntad acaban comprando algo con la esperanza de recuperar la tranquilidad. “You buy from me?” puede ser la frase más pronunciada en la zona.

Sapa 12

Sapa 23

Ante la necesidad de esperar al día siguiente para comenzar a hacer un trekking por la zona, optamos por liarnos la manta a la cabeza y al grito de “esto no puede ser tan difícil” alquilar unas scooters para movernos por los caminos de la zona. Automáticas claro. Y bueno, para ser la primera vez que las conducíamos y a pesar de nuestra cara de velocidad a algo menos de 20 kilómetros por hora (que a más no nos atrevíamos) atravesar las verdes montañas hasta el paso de Tram Tom fue una auténtica gozada. Parece ser que montar en moto en Vietnam es un must y ciertamente hace honor a su fama.

Sapa 06

Sapa 07

Sapa 10

A la hora de hacer el trekking por el valle de Sapa, teníamos en mente que íbamos a pasar por algunos de los poblados de las tribus para visitarles y ver un poco su modo de vida. Había un ligero matiz que hay que tener en cuenta. El trekking se hace CON los habitantes de las tribus. No es que nadie se lo haya pedido, pero la práctica les dice que si se pasan cuatro horas caminando contigo, al final algo caerá. Y si no, pues atacan a la culpabilidad alegando que que menos que les compres algo encima que te han estado acompañando todo el viaje. De nuevo, si acaban doblegando tu voluntad y acabas comprando puedes estar seguro que nunca será suficiente.

Sapa 04

Sapa 05

Es justo reconocer que no es un trabajo agradable y es tremendamente duro. Las mujeres y las niñas, que son quienes se dedican a intentar vender los souvenires a los touristas, se pueden recorrer los caminos (en algunas partes bastante precarios) unas cuantas veces al día para ir a Sapa y hacer las partes de los trekkings con el agravante de que además la competencia entre ellas es feroz. De cualquier manera, esto no impide que lleguen a ser terriblemente agotadoras y que acaben con las paciencias de la mayoría de los caminantes.

Sapa 08

Sapa 09

Actualmente 54 grupos étnicos se reconocen por el gobierno vietnamita. Esto implica cultura, costumbres, modo de vida y hasta un lenguaje diferente en cada uno de los casos. La mayoría tienen un modo de vida agrícola, trabajando y cultivando las montañas y manteniéndose bastante reticentes de las políticas generales del país y por lo tanto sin demasiado interés en cambiar. Muchos de los grupos más pequeños están a punto de desaparecer y muchos otros ya han sido “corrompidos” totalmente por el impacto turístico.

Sapa 15

Sapa 13

El turismo sigue siendo un arma de doble filo, por un lado ayuda a que la gente reciba más dinero y por lo tanto una mejor calidad de vida pero por otro lado sacrifica su cultura. En parte la supervivencia está relacionada con la capacidad de adaptación, aunque pierda encanto ver a un miembro de la tribu con un móvil o entrando en Internet a chequear su Facebook. El debate está servido.

Sapa 32