Bejar 2016 15

En la contradicción del momento, siento que debería despedirme de este año que ni si quiera se merece unas palabras. En estos capítulos imaginarios en que dividimos nuestra vida llamados años, el del 2016 será un enorme agujero negro, un vacío en casi su totalidad. No tengo sensación de haberlo vivido, casi todas mis experiencias se reducen a meses de nada, solo a una infinita y desesperante espera.

Bejar 2016 02

Bejar 2016 01

Haciendo uso de esa memoria mía, cada día más esquiva, recuerdo haberlo recibido feliz allá en Filipinas, en mi Asia querida, en ese continente que nunca me había dado otra cosa que alegrías. Un buen comienzo en ese afán mío por seguir descubriendo y maravillándome con este inabarcable planeta. Acabó en desgracia. Hacemos lo posible ignorarlo pero vivir también es esto. Errores, accidentes y pesadillas que deseáramos que nunca hubieran pasado y que sin embargo ocurrieron.

Bejar 2016 05

Bejar 2016 03

Conseguir normalizar lo irreversible es parte de los poderes del tiempo, esa medida abstracta de relativización y cura. He tenido que enfrentarme a muchos fantasmas este año y casi siempre he salido perdiendo. Queda el cariño y la paciencia de los que te quieren, la única receta que conozco para sobrellevar los insospechados giros de la vida.

Bejar 2016 07

Bejar 2016 08

En situaciones así, se mira a los ojos al 31 de Diciembre con la esperanza de que la caída del día venga acompañada de un futuro distinto. “Ha sido una mierda, pero ya pasó. 2017 será un año mejor”. Me habría encantado haber podido dejar cerradas esas tramas abiertas, pero no todos los capítulos se pueden sellar con un giro de hoja en el calendario.

Bejar 2016 14

Bejar 2016 10

Aún quedan mucho a lo que enfrentarse en este año que recién nace pero he recuperado el ánimo suficiente para hacerle frente. He aprendido mucho de muchos de vosotros, tantos luchadores valientes y anónimos que seguís peleando contra las vicisitudes de la vida. Soy optimista por naturaleza, pero vivir no siempre es fácil. Es normal. Nos hemos olvidado que vivir es una lucha constante, que tenemos que ganarnos cada día el derecho a respirar y a sentir nuestro corazón latir. No sé que nos deparará este nuevo capítulo, pero una cosa es segura. Pienso encararme con él. Porque este año venga lleno de buenas vivencias. Pero sobre todo, pase lo que pase, que tengáis la fortuna de sentiros rodeados del cariño y amor de los vuestros. Luchad por ser felices, merece mucho la pena.

Feliz 2017.

Bejar 2016 13