Amando la sidra. Astigarraga. San Sebastián (3)

Llegamos a la pieza central, a el eje de nuestro encuentro por tierras vascas. No se puede celebrar cada día que un amigo tras mucho esfuerzo (nos consta), consiga por fin terminar su tesis y convertirse en Doctor Cum Laude. Con todos ustedes, el Doctor Eduardo Saenz de Cabezón:

Sidrería en Astigarraga 03.jpg

Buena y suficiente excusa para juntarnos a lo que más nos gusta, acompañar las risas con las tradiciones gastronómicas de la región, que de Enero a Abril, gusta de juntarse y abrir una kupela (tonel) para degustar la nueva sidra. Es el momento de la manzana. Es la hora de las sidrerías, que preparan un menu tradicional para acompañarla.

Sidrería en Astigarraga 01.jpg

Sidrería en Astigarraga 07.jpg

El menú siempre es el mismo: algo de choricillo asado para abrir boca (este no llegó a salir en la foto), tortilla de bacalao…

Sidrería en Astigarraga 02.jpg

… bacalao con pimientos…

Sidrería en Astigarraga 05.jpg

… chuletón…

Sidrería en Astigarraga 09.jpg

… y queso con membrillo y nueces!

Sidrería en Astigarraga 18.jpg

Y mientras tanto, al grito de «Txooootx!», los cada vez más alegres comensales se levantan como fuente Ovejuna, todos a una, a rellenar los vasos de sidra. Un enorme pasillo lleno de kupelas, donde se concentra la actividad social de la comida. La gente se arrejunta alrededor de los chorros de la sidra, brotando felizmente y llendo a parar a los vasos del personal. 2 o tres deditos. Y de un trago para dentro! Vuelta a la mesa, se pica un poco y… Txoooootx!!!

Sidrería en Astigarraga 11.jpg

Sidrería en Astigarraga 14.jpg

Sidrería en Astigarraga 04.jpg

Sidrería en Astigarraga 13.jpg

Sidrería en Astigarraga 17.jpg

El comercio y el bebercio se suceden, se disfruta cada vez más la sidra, los paladares más experimentados, notan las diferencias entre las distintas kupelas, se empieza a entablar relaciones con el personal. Y el resto del personal ya de por sí animado, comienza a entonar cánticos al son de la música, que casualmente llegaba de mano no del establecimiento sino de otros comensales:

Sidrería en Astigarraga 12.jpg

Sidrería en Astigarraga 06.jpg

Sidrería en Astigarraga 20.jpg

En definitiva, toda una experiencia digna de ser repetida (y más si es en la misma excelente compañía). Y además, para demostrar, por si quedaba alguan duda, que a nosotros lo de darle regusto la estómago nos gusta.

Sidrería en Astigarraga 23.jpg
Para Edu, que se lo merece.
Más fotos provenientes de la manzana, aquí.
Si aún queréis más no déjeis de leer este curioso artículo de las sidrerías vascas.

19 comentarios en “Amando la sidra. Astigarraga. San Sebastián (3)

  1. Después de las fotos de ayer, hoy venía preparada y con la panza llena. Aun así, no lo puedo remediar, ya me está entrando hambre…

    En cuanto al sagardotegi (sidrería), el menú no es nada del otro mundo, pero el ambientazo… eso merece verlo en vivo y en directo. El ambiente se encuentra entre las kupelas y no en las mesas.

    Para terminar, me encanta la foto de las nueces, queso y membrillo. Pero las dos últimas… son estupendas!! 😀

  2. ENHORABUENAAAAAAAA, EDU!!!!!!!!!!!!!
    Joer, el tiempo que hace que no nos vemos… cagontó… aún resuenan en mis oídos aquellas fiestas intercontinentales riojanas en Karlsruhe… y ya se nos ha hecho Doctor… vaya crack!! Espero que coincidamos en alguna pronto!
    Un abrazo muy gordo!

  3. Doctor, ¿qué me pasa? ¿Doctor? No me mire así, hombre. ¿Que si me sé el teorema de Bolzano? ¿Pero qué tipo de doctor es Ud? Que me duele la cabeza. Recéteme algo! ¿Resolver una integral triple? Aaaaarghhhh…
    Definitivamente mi carrera política (o la que podría haber sido) finaliza aquí, depués de estas fotos. Espero que la profesional pueda continuar, aunque sea de conejo en la mansión Playboy.

  4. Lorea, cuanta razón tienes, el ambiente enter kupelas es lo mejor, aunque a mi el menú me sigue pareciendo una maravilla!!!

    Choupa, la intercontinental riojana aún se recuerda en el Insterburg!!

    Japogo, así que el misterioso conejito mutante de playboy… eras tú!!! Oh my god!!! (y con respecto a nuestra posible carrera política, hace mucho que no tenemos ninguna opción!) 😉

  5. La mejor….. la del conejito «panarra» como llamamos a los catalanes a los que les gusta el pan….

    Ah… y la del membrillo con queso… que sabe a beso… mmmmmm…

    Que bien os lo pasáis leches!!

    jaajajaj

  6. el queso con membrillo sabe a beso? Será si la otra parte ha comido membrillo con queso antes, no? 😀

    Que opinará el conejito «panarra» de todo esto? 😀

  7. jajajaja… no digo que el menú no es bueno, sino que no es nada del otro mundo, nada espectacular. Son los platos de toda la vida (por si alguno pensaba que habría variedad en los platos).

    Por cierto… me he acordado de una canción que muchas veces se canta en la sidrería: «… Kupela, kupela, sagarraren hotela…», que traduciéndolo diría algo así como «tonel, tonel, el hotel de la manzana». (Mi aportación del día)

  8. Oiga, Doctor Cum Laude! Recéteme otra de Koszul de ésas. Y cámbiese el nombre que la abuela no se aprende algo tan raro!

    Esa foto con indeseables entre toneles es la única que no has retocado, no? Yo recuerdo que mi vista funcionaba mas o menos así, a esas alturas.

    Y para la siguiente, que valga cualquier excusa. Como tengamos que esperar a otro doctor, la llevamos clara.

  9. Lorea excelente aportación. Lástima que no este yo a estas horas para hacer ninguna ni de este ni de similar nivel. Cosas de las kupelas extranjeras, dicen.

    Pierre, el próximo doctor habrá que adoptarlo. Creo que pasará buen tiempo antes de que alguien que yo conozca se aventure con otro… 🙂

    Emma, el alioli, ciertamente, es enemigo de cualquier beso. 😉

  10. Bueno, yo os podría presentar a unos cuantos futuros doctores. Creo que empezando este mayo… habrá al menos un nuevo doctor por año durante los próximos… 5 años en mi grupo. Si os sirven… 😉

  11. Como anillo al dedo… o debería decir zanahoria a mis paletas? El conejo panarra me gusta, porque es verdad que me gusta el pan, y mucho.
    Ayyy, quién fuera conejillo para estar ahora mismo agazapado bajo una encina, en el monte, con una suave brisa y viendo pasar el tiempo. Maldita oficina.

  12. El conejito de playboy comepan ha hablado. Lo que no cuenta es con la panda de cazadores de la Puebla que se llevarán al feliz conejo en su colina al puchero… 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *