(Digamos y que quede entre nosotros que este post debería haber sido escrito el 3 de Agosto de 2009)

Kalaw to Inle Lake 25

– ¿Es usted el español?
Asentí.
– Puede bajarse aquí.

Aquí significaba en una carretera perdida en medio de la lluvia. Odiaba la lluvia. En un país que sólo tiene tres estaciones, verano, invierno y lluvias, había tenido que elegir la última. ¿Por que no me leería las guías de viaje antes? Había pasado dos días horribles en una decisión completamente equivocada que me llevó hasta la sagrada roca dorada de Kyaikitiyo, la misma que se mantiene en equilibrio gracias a un pelo de buda. O eso dicen, por que las adversas condiciones climatológicas que azotaban la cima de la montaña donde se hallaba apenas me había dejado ver nada. Al menos pude sacar dos fotos decentes. Así que humillado por los elementos, indignado por el gasto inútil de días y dinero ponía rumbo al norte, con breve parada en Bago con toda mi ropa caldada. Aún habrían de pasar unos cuantos días hasta que se secara. It’s raining season, sir. Sí. Lo sé. Lo sé.

Kyaiktiyo 01

(La roca dorada, sagrada para los Birmanos, maldita para mí)

Así que estaba en las afueras de Bago ante la mirada de un birmano cuya relación conmigo no era meramente fortuita. Había tenido la ocurrencia de preguntar alguna recomendación para el alojamiento mientras estaba en Kyaikitiyo y mi interlocutor había supuesto que informarme equiparaba a reservarme.

Kalaw 05

– Oiga – le intenté explicar en un inglés macarrónico que ambos pudieramos interpretar – No se lo tome a mal pero yo no estoy seguro de que me quiera quedar en su hostal.
– Ajam. Ajam. Ah, ¿no? No problem, sir. ¿Cuales son sus planes?
– Pues estar un día en Bago y luego seguir hacia el Norte, hacia Kalaw.
– Ah. Pues mejor que se vaya de aquí lo antes posible. It’s raining season, sir. Y aquí no va a poder ver nada.
– No tiene usted que insistir. Si sólo nos falta a Noé aquí para tener la fiesta completa. Ale. ¿Me hace usted el favor de decirme donde cojo el autobús para Kalaw? – inquirí con toda la tranquilidad. Mi guía indicaba que aún me quedaban un par de horas para que el autobús saliera.
– Imposible hoy – dijo contradiciendo sus propias teorías – el último autobús salía a las 14.30.
Mire mi reloj.
– Oiga, que son la 13.30.
– Ahm.
– Ahm.
– Pues entonces lo único que podemos hacer es correr hasta la estación de autobuses. ¡Rápido a la moto!
– Esto… ¿lo qué?

No me dió tiempo a reaccionar. En un pispas había aparecido un motorista sobre una vespa. Cargo mi pesado mochilón entre las piernas y me sentó atrás. El interlocutor que habría de hacer de traductor en toda la operación me apretó contra el conductor. El también venía. Al ataque por Jadraque. La vespa se empezó a mover tambaleante entre las pesadas gotas de lluvia y yo que jamás había montado en moto había roto todas las reglas de seguridad vial que conocía. En una sóla jugada. Tiene su mérito.

Kalaw to Inle Lake 06

Apenas habíamos recorrido un centenar de metros el conductor paro la moto, mientras un autobús se cruzaba en dirección contraria. El traductor salto corriendo de la moto, obligó al autobús a pararse y empezó a discutir con el conductor.

– Sir! Sir! este es el último autobús a Kalaw. ¡Corra, qué le están esperando!

Kalaw to Inle Lake 12

Bienvenido a Myanmar. Se convirtió en algo usual mientras me movía por allí que la información variara completamente preguntaras a quién preguntaras y aún así siempre difería de la real. En cuanto a horarios y precios la lonely planet que llevaba conmigo era meramente decorativa. Ahora mirando atrás, no puedo evitar recordar con cierto cariño como en todo momento pensé que me querían estafar, aprovecharse de mí y buscar mi dinero. Durante mi tiempo en Myanmar aprendí que esta visión de las cosas raramente se aplica aquí. La mayoría de la gente sólo quiere ayudar y la mayoría de las veces de manera totalmente desinteresada. Lamentablemente no es un concepto demasiado habitual para mí.

Kalaw to Inle Lake 01

Kalaw to Inle Lake 13

El reloj marcaba las 3.00 de mañana cuando llegué a Kalaw, había sido un «apetecible» viaje de 12 horas en autobús por las carreteras birmanas carentes de superficies planas. Para aderezarlo, culebrones televisivos y los grandes éxitos del myanmar-pop con su correspondiente karaoke por si alguien se atrevía a cantar. La suerte me acompañó mientras la gente se limitaba a observar la televisión.

Kalaw to Inle Lake 23

Kalaw 03

Kalaw 01

(Atentos a la pila como peso, se lleva usted medio kilo y una duracell de guindillas)

Kalaw a pesar de ser una de la ciudades importantes de Myanmar, no es demasiado grande, ni excesivamente interesante. Pero está situada en mitad de las montañas y relativamente cerca del Lago Inle, por lo que se convierte en una opción muy interesante para hacer trekking y poder visitar pueblos en el camino. El trekking en sí que une ambos sitios puede hacerse en dos o tres días, dependiendo del rodeo que quiera darse y yo que me veía con fuerzas opté por tres días. En total unos 60 kilómetros, lo cual no sería demasiado duro si no fuera porque las lluvias habían creado barrizales totalmente impracticables.

Kalaw to Inle Lake 10

(Hacer trekking en época de lluvias. Todo un placer)

Kalaw to Inle Lake 22

Thu-Thu, nuestra guía, nunca perdía el buen ánimo y se partía de risa al vernos tambalearnos sobre los suelos resbaladizos. Los pies se perdían en la profundidad del barro y la marcha era bastante lenta. Atravesábamos valles, montañas, arrozales y pueblos y mientras nosotros caminábamos ligeros de peso habiendo enviado el equipaje ya hacia el destino no podía obviar que los locales tenían que lidiar con estos caminos día sí, día también para poder llevar sus verduras y frutas a los mercados o estaciones de trenes más cercanos. Básicamente lo mismo que nosotros hacíamos en una jornada, pero ellos lo hacen cargadísimos, descalzos y haciendo ida y vuelta.

Kalaw to Inle Lake 07

Kalaw to Inle Lake 21

Atravesar esos pueblos era volver al pasado. Cabañas de madera y paja que parecía se fueran a romper en cualquier momento. Escuelas con dos profesores para cuatro o cinco aulas. Se vive, duerme y cocina en la misma habitación donde conviven varias generaciones. Aún así siguen siendo todo sonrisas y nunca dejan de saludar. Los niños corren monte arriba sólo para decirte “Mingalabar” (Hola) y saludarte a la espera de que les hagas una foto. Les encanta verse en las cámaras digitales y se parten de risa, a medias entre la vergüenza y honor de verse retratados. Días más tarde en Mandalay una señora al ver la foto de su hijo en la pantalla me extendió la mano con la palma hacia arriba. Yo pensaba que estaría pidiendo dinero por la foto, pero ella quería la foto. Si estaba en la cámara y ella podía verla, ¿porque no iba a poder tenerla? Se te encogía el corazón de pena al explicarle que no es que no quisiera, pero que simplemente no podía sacar la foto de allí para dársela. Creo que nunca me creyó y seguramente se fue con la idea de que era un extranjero bastante rudo.

Kalaw to Inle Lake 24

Kalaw to Inle Lake 16

Kalaw to Inle Lake 20

Myanmar es un país meramente agrícola con más de un 80% de la población dedicados a estas actividades y la ganadería. El arroz es su principal producción, pero tras las nefastas gestiones de su gobierno sus exportaciones al exterior cayeros en un 60%. La realidad es que Myanmar es cada vez un país más y más pobre, cuyos recursos no se utilizan como debieran. El país carece de infraestructuras para poder mejorar. La luz se corta constantemente (eso donde llega). Es bastante desolador.

Kalaw to Inle Lake 14

Kalaw to Inle Lake 15

¿Dónde están los límites de la pobreza? O mejor dicho ¿cómo se puede medir la pobreza? El umbral está en 1 dólar por persona y día, cantidad que se estima mínima para poder adquirir los productos para sobrevivir. Creámoslo o no, hay gente que vive con esa cantidad al día.

Kalaw to Inle Lake 05

Cruzando las enormes extensiones de arrozales llegamos al Lago Inle, uno de los centros turísiticos más importantes del país. Este lago de agua dulce y 100 kilómetros de largo por 5 de ancho, sirve de hogar a mas de 200 aldeas que viven en sus alrededores, incluso alguna en su interior. Por sus aguas navegan pescadores y agricultores (si, hay granjas flotantes). Es en si mismo un pequeño mundo.

Inle Lake 05

Inle Lake 15

Inle Lake 06

El lago no tiene orillas propiamente dichas. Son terrenos pantanosos, plagados de juncos y algas. Todo el transporte se realiza en balsas a motor de un punto a otro, mientras los pescadores siguen remando entre los caminos que crea la vegetacion (y muchas veces reman con los pies). Además tiene 9 especies de peces que no se encuentran en ningún otro lugar del mundo.

Inle Lake 01

(Remando con los pies)

Inle Lake 02

Inle Lake 08

Un fantástico y pintoresco lugar. Ideal para relajarse, dejarse mecer por sus ligerísimas olas.

Inle Lake 12

Inle Lake 07

Myanmar, siempre única.

Inle Lake 11

Más fotos, llenitas de barro, aquí.
Más fotos, listas para ser pescadas,
aquí.