(Post que se embulló en libros de historia para intentar resumir, acompañado de fotos de Washington DC, un pedacito de historia que yo debería haber contado un 5 de Agosto de 2010)

Washington 40

Recapitulemos: Tras descubrir Cristobal Colón el Nuevo Mundo para el Viejo Mundo, fueron unos cuantos los imperios que se lanzaron a su conquista. Los propios españoles seguidos de ingleses, franceses, holandeses y portugueses llegaron con el firme propósito de llevarse un trozo del nuevo pastel.

Washington 06

Washington 38

Centremonos por un momento en Norteamérica, esto nos quita a los portugueses de juego y hagamos una especie de división mental. Al Oeste los Españoles que subían de lo que hoy conocemos como México. Toda la zona central, propiedad de los franceses y la zona de el Este dividida en la parte superior para los holandeses y la inferior para los ingleses. Siglo XVI. Estas son las cartas, comencemos a jugar al Risk.

Washington 02

Washington 03

Los holandeses se retiraron prematuramente, cediendo su terreno a los ingleses. No es que lo hicieran por gusto, ya se sabe que al enemigo ni agua, y menos a los ingleses, pero como ya se andaban zurrando en el viejo continente y tras tres guerras se decidieron a firmar un tratado de paz, acabaron incluyendo las nuevas colonias americanas en el tratado. Era 1674. Por eso hoy en día no podemos ver un Nuevo Amsterdam y sin embargo si tenemos un Nueva York. Y en lo que a nosotros nos compite los jugadores se reducían a tres.

Washington 33

Washington 31

Ni que decir tiene, que a los habitantes originales no se les preguntó demasiado. O lo mismo si lo hicieron por educación, vaya usted a saber, lo que está claro es que la respuesta les dio bastante igual. La respuesta, por si hubiera alguien a quien pudiera interesar fue lógicamente un hagan ustedes el favor de dejarnos tranquilos.

Washington 28

Washington 39

Y como no estaban muy por la labor de aceptar la nueva supremacía y se resistían demasiado a participar, y tampoco era cuestión de llevarse a malas así, desde el principio, los nuevos ingleses empezaron a traer esclavos de otras de sus colonias, especialmente África. Al fin y al cabo había que colaborar con el nuevo proyecto y el algodón no se recogía solo. En 1732 cada uno de los trece colonias que formaban la parte inglesa (a los que llamaremos aún con inexactitud americanos) tenía la esclavitud legalizada. Y 40 años más tarde uno de cada cinco habitantes de estas colonias ya eran esclavos negros.

Washington 26

Los Británicos en el viejo continente, mientras tanto, se olvidaban de los asuntos del nuevo y dejaban que las colonias “americanas” se autoregularan. Al fin y al cabo quedaba muy lejos y mientras nuestros tres países jugadores se estaban haciendo al nuevo medio, en Europa franceses y británicos seguían con sus trifulcas y guerras.

Washington 21

Claro que tras más de 100 años de guerras, el gobierno británico buscando como financiarse más y más batallas se acordó de que había unos cuantos ingleses más allá del Atlántico. Show me the money, sir. Y para allá que se fueron con un ejercito bien majo a recaudar dinero por las buenas o por las malas.

Washington 19

A los colonos “americanos” esto no les sentó nada bien. Con lo agustico que vivían ellos allí, creciendo y multiplicándose. Además dado que los británicos no habían tenido a bien que ellos tuvieran representación en el parlamento, ¿por que habrían de aceptar su autoridad? No no no. Sólo llegar a cobrar, eso ni por asomo. Comenzaba la Guerra de la Independencia, era 1775.

Washington 12

Washington 13

Y ciertamente no pintaba nada bien para los “americanos”. En un lado del ring uno de los ejércitos más poderosos del mundo, los “casacas rojas”, los británicos. En el otro, una panda de granjeros, cazadores y mercaderes comandados por otro granjero, un tal George Washington.

Washington 37

Pero en todo este jaleo, ¿tenía todos los “americanos” por que estaban luchando? Era necesario redactar un documento que diera sentido a la lucha. El 4 de Julio de 1776 se aprobó la Declaración de Independencia. Ahora sí, ahora había un sentimiento patriótico al que unir todas las fuerzas, pero ¿sería suficiente?

Washington 14

Washington 04

Sin apenas medios y recurriendo a la astucia sobrevivieron como buenamente podían a los ataques del ejercito británico, pero necesitaban, desesperadamente, aliados.Los franceses lo vieron claro. Nos llevamos relativamente bien con nuestros vecinos “americanos” y ¿tenemos la posibilidad de hacer la puñeta a los ingleses? Mon ami, contad con nosotros para la fiesta.

Washington 36

Y aunque empezaron discretamente, así, pasando armas, munición y suministros, acabaron metiéndose en todo el fregado y decantando la balanza. A los Británicos no les quedaba más remedio que rendirse y en 1783 se reconocía oficialmente a los Estados Unidos de América. Ahora sí, pasaban a ser oficialmente americanos.

Washington 32

Washington 29

Quedaban, por supuesto, nuevos retos. La Declaración de la Independencia, era un documento brillante, revolucionario y muy avanzado para su época, donde ya se hablaba de que todos los hombres eran creados de igual manera, que todos eran libres, y que todos tenían el derecho de perseguir su felicidad. Libertad, igualdad y fraternidad, que dirían unos años más tarde los franceses en su Revolución.

Washington 22

¿Pero podría ser un país con un veinte por cierto de esclavos coherente con este declaración? De ningún modo. Empezaban a aparecer partidarios de abolir la esclavitud mientras otros se aferraban a ellos. Pero mientras todo esto se redefinía y cada cual asumía su posición, el nuevo país tenía ansias de expansión.

Washington 10

Washington 25

Comenzaron con los franceses, quienes bajo el mandato de Napoleón Bonaparte, acabaron vendiendo todas sus tierras a los Estados Unidos por el módico precio de 15 millones de dólares. Era 1803 y Estados Unidos acababa de duplicar su tamaño. No pararía ahí. El siguiente objetivo era México, que por aquel entonces, ocupaba no sólo su localización hoy en día sino el último tercio de Norteamérica.

Washington 35

Washington 34

Claro que ese México también tenía sus propios problemas. En especial una región rebelde, Texas. El ejercito americano llegó y ni corto ni perezoso se anexionó. “Oigan pinches, no mamen, que esto es nuestro” se quejaron los mexicanos. “What do you say? how? where?”, que traducido venía a ser un “¿qué os estais quejando?” pues atacamos. Para chulos nosotros. Y arrasaron. Estados Unidos se extendía ahora de costa a costa. Era 1848.

Washington 30

Washington 24

¿Que sucedería con todos estos nuevos estados? ¿Serían estados con todos sus derechos como los 13 originales o serían por el contrario estados esclavos? Más incógnitas para una nación que se empezaba a resquebrajar bajo el peso de una supuesta libertad.

Washington 07

Los estados del Norte más industrializados y tecnológicos se inclinaban hacia el abolicionismo, lo estados del Sur en cambio, con sus producciones y beneficios dependientes de los esclavos, se mantenían completamente en contra. ¿Donde iban a encontrar una mano de obra más barata? Además, la economía del país se sustentaba principalmente en ello.

Washington 16

Washington 20

Cuando Abraham Lincoln, un joven político abolicionista alcanzó el poder en 1860, las reacciones no se hicieron esperar: once Estados del Sur se separaron formando los estados Confederados de Norteamérica, mientras el resto, las fuerzas del Norte se mantenían como la Unión. Comenzaba la Guerra de Secesión. La Guerra Civil. Norte y Sur.

Washington 11

Con mucha menos tecnología y un ejército más pequeño, el Sur pronto se dio cuenta de que no podía ganar, así que hizo lo único que podía hacer: Intentar no perder. Aguantar en batallas y apelar al desgaste. 600.000 muertos depués, casi una generación completa, el Norte se alzaba con la victoria, se abolía la esclavitud y lejos de castigar al Sur se abría un periodo de Reconstrucción para reintegrarlo. Era una solución inteligente, de nada servía humillar a los perdedores si lo que se quería era volver a juntar a un país.

Washington 05

Washington 15

Pero los viejos rencores tardan mucho en aplacarse y mientras una sociedad liberaba a sus esclavos para pasar a infinitas otras formas de racismo (iguales pero separados), Abraham Lincoln moría asesinado por simpatizantes confederados. Esto no hizo sino que se trabajara con más ahínco para perseguir el sueño de Lincoln, un país unido.

Washington 17

Las ciudades del Norte comenzaron a evolucionar rápidamente, atrayendo a una nueva mano de obra. Miles de inmigrantes. Irlandeses, alemanes, italianos, rusos, chinos… Norteamérica, un avispero de culturas, parecía efectivamente la tierra de las Oportunidades. Bienvenidos al siglo XX.

Washington 27

Para Txema, que me explicó cada capítulo con infinita paciencia